Aparecen las primeras restricciones para las gafas de Google

Mucho antes de su lanzamiento oficial, Reino Unido ya emitió una ley que prohibe el uso de estos elementos al momento de conducir. ¡Polémica!

Redacción Motor

03:02 p.m. 02 de agosto del 2013

Era cuestión de días para que las 'Google Glass' empezaran a revolucionar varios sectores de la sociedad. Algunos fabricantes de la industria automotriz ya habían comenzado a imaginar la posibilidad de incluir estos elementos como sistema de infoentretenimiento para los conductores, pero un paso más allá acabó de dar el Gobierno de Reino Unido al prohibir de manera rotunda el uso de estos lentes al momento de sentarse frente al volante.

El motivo puede ser más que obvio, el alto poder de distracción que ofrecen las Google Glass, más aún cuando hablamos de conducir un vehículo, hace que los niveles de accidentalidad puedan aumentar de manera sorpresiva, sin descartar que Reino Unido sea el único país en adoptar esta postura, por lo que puede que pronto se sepa de más regiones que se unan a esta causa.

El concepto de realidad aumentada aplicada al automóvil es cuento menos controvertido. El poder de distracción de la información que recibe el conductor puede inducir un déficit de atención sobre lo verdaderamente importante: la carretera. Sin embargo, el problema de las Google Glass iría más allá del propio factor de distracción, ya que su diseño obligaría al conductor a centrar su capacidad de visión y control a través de la reducida pantalla de la que hace gala el 'gadget'.

La polémica está servida en estos momentos. Google se encuentra en ciernes de dar comienzo a la campaña de lanzamiento de Google Glass a nivel global, por lo que esta primera negativa para el uso en vehículos podría dinamitar parte de la estrategia con la que pretende que este dispositivo llegue a todo el mundo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.