Audi prepara sistema de recarga inalámbrica para sus vehículos eléctricos

Con esta innovación la marca pretende que la recarga de sus carros eléctricos se realice por medio de un punto instalado en el piso de los parqueaderos y que en el futuro se integre a la malla vial.

Redacción Motor

04:40 p.m. 09 de abril del 2012

Uno de los cuellos de botella más grande que se presentan para avanzar en el tema de movilidad eléctrica en la industria automotriz es todo lo que concierne a los puntos o estaciones de recarga de las baterías para este tipo de vehículos, ya que se tendrá que implementar en el mundo entero una red completa para atender este tipo de necesidades.

En este momento, Audi se encuentra desarrollando un sistema de recarga de baterías automática y sin conexión directa entre el vehículo y el punto de recarga que, de catalogarse como exitoso, lograría ahorrar tiempo y evitaría el desplazamiento del conductor hasta la estación de servicio.

Audi Wireless Charging es el nombre de la novedosa propuesta que ofrece un sistema de recarga acorde con un vehículo de categoría Premium, fácil de usar, totalmente automático y sin conexiones mecánicas.

En asocio con otras compañías, su funcionamiento dependería de componentes electrónicos que se integran en el vehículo en forma de bobinas o placas de inducción. La bobina primaria se localiza normalmente en el piso, por ejemplo, en un espacio de estacionamiento, mientras que la bobina o inducido secundario se coloca en la parte inferior del Audi e-tron.

Cuando el Audi e-tron, o cualquier otro vehículo convenientemente equipado con esta tecnología se detiene en la zona donde se ubica el inducido primario, se inicia de forma automática el proceso de recarga.

La corriente alterna que circula en esta bobina primaria genera un campo magnético que provoca un voltaje inducido en la bobina integrada en el vehículo. La corriente se rectifica y pasa a alimentar las baterías del vehículo. El proceso termina de forma automática cuando la batería está completamente cargada, o si se interrumpe el proceso de forma manual o al mover el auto y alejarse del punto de recarga.

El inducido primario puede instalarse en el suelo, incluso bajo la superficie del piso, por ejemplo, en el garaje del propietario del vehículo. La instalación no se ve afectada por las inclemencias meteorológicas, como la lluvia, la nieve o el hielo, pues el campo magnético se produce únicamente cuando hay otro vehículo con un inducido secundario parado encima del primario. Y no existe ningún tipo de riesgo para los seres humanos.

Esta tecnología de recarga también puede integrarse en la infraestructura del tráfico, por ejemplo, en parqueaderos públicos, urbanizaciones o zonas de alta congestión.

No importa en qué lugar estacionemos el vehículo, la batería comenzaría a recargarse, y podría hacerse incluso al detenernos en un semáforo. Estos ciclos cortos son ideales para la recarga: cuanto menor sea la diferencia entre el valor de la tensión antes y después de la recarga, mayor será la vida útil de la batería.

Sin embargo, será necesario un gran trabajo para implementar toda esta infraestructura de recarga. Como miembro de los grupos de trabajo expertos encargados de proponer una norma pública estándar, Audi ya desempeña un papel activo en Alemania y en los Estados Unidos.

En la actualidad, son numerosos y conocidos los problemas asociados con la recarga de baterías, principalmente en el tiempo que se necesita para lograr reponer toda la energía consumida y en el desplazamiento hacia la estación de recarga. Marcas como Nissan y Mitsubishi, entre otras, realizan pruebas para implementar este sistema de recarga automática en sus nuevo prototipos eléctricos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.