Blade, el primer súperdeportivo hecho en una impresora 3D

Su creador, Divergent Microfactories, busca contribuir al medio ambiente desde la misma fabricación ‘limpia’ del vehículo. Revolución.

Por Redacción Motor

02:23 p.m. 26 de junio del 2015
01 Blade

Blade, el primer súperdeportivo hecho en una impresora 3D

Muchos fabricantes de automóviles encaminan sus tecnologías y desarrollos para lograr productos cada vez más ecológicos y amables con el medio ambiente. Motorizaciones híbridas, eléctricas y con biocombustibles son avances que dependen menos de los combustibles fósiles. Ahora, la firma Divergent Microfactories, quiere hacer lo propio con su súperdeportivo Blade.

El Blade es el primer súperdeportivo ‘nacido’ de una impresora 3D. Actualmente se exhibe en la Solid Convention de San Francisco, California (Estados Unidos). Allí se dan cita los nuevos productos, tecnologías, ideas y servicios del mundo de software; por lo que era un escenario ideal para que Divergent Microfactories (DM) presentara su modelo.

02 Blade

Blade, el primer súperdeportivo hecho en una impresora 3D.

Blade fue construido con un nuevo tipo de tecnología. El chasís está hecho de piezas modulares de aleación de metal impreso en 3D -llamadas nodos. Los nodos se conectan entre sí con tubos de fibra de carbono, creando un marco sumamente ligero, que según declara DM puede construirse en 30 minutos. El peso total del chasís es de 46 kilos (27 de los nodos y 19 de la fibra de carbono). En total el Blade pesa 629 kilos libras. Casi lo mismo que el Ariel Atom y menos de la mitad de lo que pesa un Bugatti Veyron.

Usa un motor turbo de 700 caballos de potencia que funciona con gas o gasolina. DM asegura que el Blade hace de 0-100 kph en aproximadamente dos segundos. Para tener una idea, el Atom 3 (230 HP) hace de 0-100 kph en 2,9 segundos, y el Veyron Super Sport (con 1.200 HP) gasta 2,5 segundos.

03 Blade

Blade, el primer súperdeportivo hecho en una impresora 3D.

Ahora bien, DM quiere contribuir al medio ambiente reduciendo las emisiones de CO2 en el proceso de fabricación del auto, donde asegura se genera el 90% del daño al medio ambiente. Su objetivo es reducir radicalmente los materiales, el uso de energía, la contaminación y el costo de la fabricación de automóviles, y poner nuevas herramientas de producción en manos de pequeños equipos en todo el mundo.

Lo anterior se traduce en que DM no quiere solamente producir automóviles, sino también tecnologías aplicables a otra clase de productos y servicios. En cuanto al Blade, DM dice que podría construir unas 10.000 unidades anuales, que al ser construidas en fábricas más pequeñas, requieren menos máquinas y menos energía, reduciendo el consumo y la contaminación.

04 Blade

Blade, el primer súperdeportivo hecho en una impresora 3D

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.