Más que ser un buen conductor hay que ser un buen ciudadano

Hay quienes piensan que son excelentes conductores porque nunca se han estrellado ni les han puesto una multa a pesar de conducir de forma arriesgada.

Redacción Vehículos

12:52 p.m. 28 de diciembre del 2018
Un buen conductor es el que respeta las normas de convivencia en las calles.

Un buen conductor es el que respeta las normas de convivencia en las calles.

Un buen conductor no es aquel que tiene pericia o ciertas habilidades para llevar el timón. Es mucho más que eso. Un buen conductor es el que respeta las normas de convivencia en las calles. Que entiende que hay otros actores viales que también tienen derecho a estar en las calles.

Buen conductor

.

Un buen conductor se nota cuando hace uso correcto de las herramientas que el vehículo tiene para garantizar la seguridad. Esto es, sentarse correctamente y saber tomar el timón, utilizar el cinturón y asegurarse de que sus compañeros de viaje lo usen, ajustar el apoyacabezas y controlar la velocidad, entre otros.

Para ser un buen conductor la persona debe contribuir con la seguridad en la vía, respetar los pares y semáforos, ceder el paso a los peatones, ser amable con los demás conductores y darles paso cuando estos lo pidan. Al respeto por las normas de tránsito hay que sumar la educación y la cultura.

Buen conductor

.

Póngase en el lugar del otro: No hay nada mejor que tratar a los otros, como le gustaría que lo trataran a uno. Pensar en el bienestar común es la mejor manera de hacer que las cosas cambien. Si no le gusta que lo cierren, no cierre; si le molesta que no le cedan el paso, cédalo usted. Es difícil pero haga el intento y notará que la gente empezará a reaccionar positivamente frente a sus gestos.

Noticias recomendadas

Más noticias

¿Por qué se recalientan los motores?

Las causas son varias y las consecuencias pueden ser graves y costosas para el bolsillo. El mal manejo del vehículo según las condiciones influye.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.