Consumer Reports dice que motores más pequeños, con turbo, no son más eficientes ni rendidores

Así lo señala un estudio del programa estadounidense que evalúo el desempeño de los motores desarrollados bajo el concepto 'downsizing', que apuesta por pequeñas cilindradas y uno o dos turbos.

Redacción Motor

04:37 p.m. 08 de febrero del 2013

El 'downsizing', una de las alternativas más sólidas que han surgido en los últimos años frente al tema de la reducción de emisiones y consumo sin abandonar la gasolina o el diésel para la propulsión, parece desmoronarse, o por lo menos es así para el programa estadounidense Consumer Report.

En un reciente estudio de este programa se concluye que los grandes beneficios de este concepto, que implica tener motores de combustión más pequeños y livianos, a los que se les instala uno o dos turbos, para las bajas y altas revoluciones, no sólo no consumen menos y emiten menos gases, sino que tampoco brindan una mayor potencia, al compararlos con los tradicionales de mayor cilindrada.

Este resultado puede ser un 'mazazo' para varias de las firmas más reconocidas de la industria automotriz que aún no le apuestan todas las cartas a las alternativas híbridas o eléctricas por sus costos para desarrollarlas y hacerlas masivas, y que habían planteado no hace más de un lustro que con el 'donwnsizing' se había hallado un camino práctico, viable, rentable y ecológico para disminuir la contaminación y el consumo de hidrocarburos, sin perder la alegría bajo el acelerador.

El estudio, que se realizó en la pista de CR, se basó en comparar carros similares de diferentes marcas, en los que el motor de menor cilindrada acabó consumiendo más y acelerando menos. Entre los que salieron con resultados negativos fueron los motores 1.6 y 2.0 EcoBoost de Ford.

Según estas pruebas, el Ford Fusión 1.6T es más lento en aceleración y al mismo tiempo consume igual o más combustible que los Hyundai Sonata, Kia Optima, Toyota Camry, Honda Accord y Nissan Altima que tienen motores de 2.4 de 4 cilindros gasolina.

Cada uno de estos modelos supera también al Fusión en su versión 2.0T EcoBoost, bien con motores similares de dos litros o directamente con motores V6 de 3.5 litros de cilindrada.

Por su parte, en la Ford Escape con el motor 2.0T se vuelve a producir alguna diferencia en su contra, pues el Toyota Rav-4 con motor 3.5 V6, le saca 1.5 segundos en aceleración con la misma cifra de consumo medio real.

En el resto de modelos analizados en la tabla de Consumer Reports, aunque los motores pequeños igualan o superan con una mínima diferencia a los convencionales, las mejoras no son las que se prometieron en ningún caso. A la luz de los datos, la reducción de cilindrada parece, en todo caso, una fórmula alternativa para llegar al mismo resultado, más que una fórmula superior.

Sin embargo, del mismo estudio se concluye que sólo se observaron los desempeños en el rango de 0 a 100 kph y no en las recuperaciones del motor, que son las que más importan en manejos reales.

Y además, otro punto atenuante en favor de los motores de Ford, es que sus vehículos se contrastaron contra los de otras marcas y diseños, mientras que para el caso del Chevrolet Cruze, el Dodge Dart o la BMW X3 que también estuvieron en el estudio, se compararon con el mismo carro pero motor normal, y en estos fue donde se vio una 'leve' mejoría que produjo el 'downsizing' pues conservaban el mismo diseño, cajas y plataforma.

Ver el informe de Consumer Report

FRASE
La reducción de cilindrada será una fórmula que se seguirá utilizando pero los fabricantes deberán atender mejoras en el resto del vehículo, en el que el peso, la caja y el diseño, serán factores claves a tener en cuenta, para poder entregar beneficios tangibles al consumidor final.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.