Citroën presenta su 'caballo de batalla' para el Campeonato Mundial de Turismos 2014

Con Sébastien Loeb al mando, el constructor francés revela un C-Elysée preparado por Citroën Racing que debutará en abril del próximo año en el campeonato WTCC. Todo un atleta.

Redacción Motor

08:23 p.m. 24 de julio del 2013

El año pasado en el Salón de París, Citroën anunciaba su participación por primera vez en el Campeonato Mundial de autos de Turismo WTCC de la FIA. Al igual que en el torneo de rally, la casa francesa deja en las manos de su fiel y laureado piloto, Sébastien Loeb, la conducción del auto de turismo.

El auto elegido por Citroën para que sea su representante en el certamen de turismos es el C-Elysée, especialmente adaptado para sobrellevar las exigencias de la competencia y es el primer modelo homologado para la nueva reglamentación que entra en vigencia en 2014. El modelo fue escogido porque representa el ánimo del fabricante para acercarse comercialmente con dicho producto a mercados globales como Latinoamérica, Marruecos, China o Rusia (lugares que auspician etapas del mundial).

Mecánicamente, mientras el C-Elysée versión de calle usa un motor 1,2 litros de tres cilindros; el WTCC utiliza el mismo motor 1,6 turbo de inyección directa y cuatro cilindros, proveniente del DS3 WRC. Esta unidad entrega 380 caballos de potencia, 80 más que el auto WRC.

Usa una carrocería de acero y fibra de carbono que mantiene su peso en 1.100 kg; mientras que la tracción no es total, sino comandada por una caja secuencial Sadev de seis velocidades con embrague de carbono, que manda la potencia solo al tren delantero.

Usa suspensiones McPherson adelante y atrás con amortiguadores ajustables, frenos configurables por el piloto y discos de 380 mm en las cuatro ruedas con pinzas de cuatro pistones en los delanteros. Los rines de 18 pulgadas son de aleación y las llantas tienen 10 pulgadas de ancho, para ajustarse al nuevo reglamento.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.