Los clásicos de las 6 horas

A lo largo de sus 31 ediciones cumplidas, esta emblemática carrera ha recibido a un gran número de importantes carros y destacados pilotos.

Por Redacción Motor

05:02 p.m. 01 de diciembre del 2017
R4 de Felipe Solano

R4 de Felipe Solano

En 1986 la idea de unir a los vehículos de la categoría de turismos, propuesta por la Revista MOTOR (Renault 4, Simca, Fiat), con la de los prototipos (Corvette, Camaro, Mustang), y encima de todo hacerlos girar en sentido antihorario (dato entregado como sorpresa a los pilotos cuando empezaron los momentos oficiales y con el cual se equilibraba a todos al lanzarlos en un trazado desconocido sobre la pista de Tocancipá), no fue muy bien recibida e incluso fue considerada como una “locura”.

Pero la idea se convirtió en una realidad que se llamó el premio Wagner – Cofre – MOTOR, pactado a 100 giros sobre ese trazado, y del cual el piloto Pablo Gómez, al mando de un Simca se coronó ganador con una estrecha ventaja sobre Fernando Sánchez y Rafael Guerrero en un Camaro.

6 Horas

.

Inesperado por muchos, el exitoso resultado de esa primera carrera dio paso para una segunda edición al año siguiente en la cual, dicen los registros posteriores, la afluencia de pilotos fue superada con creces por un público que nunca antes se había visto.

Peleas reñidas, cambios de líder y constante suspenso fueron el común denominador de esta carrera ganada por Honorato Espinosa y Lucio Bernal en un Turbofiat, seguidos muy de cerca por Felipe Solano y Gustavo Yacamán en su Renault 4.

La preparación de esta máquina, desarrollada por Peter Goldring y pilotada por Felipe Solano, Álvaro Mejía y John Estupiñán, y que sería llamada el Renault 4 más rápido del mundo por MOTOR, se probaría al año siguiente en la primera carrera disputada a 6 horas de duración, prueba que hoy corre en el Autódromo de Tocancipá su edición número 32.

Con los años empezarían a verse todo tipo de carros, nacionales e internacionales, preparados específicamente para esta fecha que ya se establecía como la más importante del calendario automovilístico nacional.

1990 vería el debut del Lola Canam de José Clopatofsky, Oswaldo Fajardo y Rob Wilson, el primer carro profesional en correr en Tocancipá, y más adelante llegaría el emblemático BMW M3 de Autogermana, que al mando de varias tripulaciones ha sido el carro con más victorias en las 6 Horas.

Oldsmobile Cutlass

Oldsmobile Cutlass

Hubo la era de los V8 con el debut del Camaro del Sesana Racing, seguido por el Oldsmobile de Oswaldo Fajardo, procedente de República Domincana, ambos ganadores de esta competencia.
Tampoco se pueden olvidar a los más que llamativos Peugeot 205 de Ronald Albretch y el Mercedes-Benz Cosworth de los hermanos Pombo, que protagonizarían grandes momentos en pista enfrentados al ya famoso BMW M3.

En 1996 Juan Pablo Montoya llevaría el Spice del Sesana Racing al límite para marcar en prácticas el récord de pista con un tiempo de 1 minuto, 02 segundos y 77 milésimas (superado solo hasta el 2014 por Óscar Tunjo).

Llegarían después los Radical, que no han dejado de lado el protagonismo en la competencia, y más recientemente hay que resaltar el Ferrari F430 Challenge y el Seat León Supercopa.

Lola Canam

.

Lola Canam

Lola Canam

Disputadas 31 ediciones de esta fecha, y dándose hoy la bandera verde para la número 32, aquí recordamos algunos de los vehículos que han marcado historia y que, ganadores o no, pueden ser considerados como algunos de los grandes clásicos que han protagonizado la historia de las 6 Horas de Bogotá.

El primer profesional
1990 sería el primer año en que la pista de Tocancipá recibiría un vehículo de preparación profesional. Se trataba del Lola T530 Canam con el cual José Clopatofsky, Oswaldo Fajardo y Rob Wilson salieron a pista ese año, aunque solo pudieron completar 12 giros en esa oportunidad. Si bien no ganó ese año fue todo un hito para el deporte nacional, pues le abrió la puerta a fuertes máquinas internacionales que llegarían al país a disputar las 6 Horas de Bogotá.
Al año siguiente ganó su categoría y más adelante estuvo en sus mandos el inglés David Sears, quien luego sería el manager de Juan Pablo Montoya y facilitó su ingreso a la F1 con Williams.

BMW M3

BMW M3

El Renault 4 más rápido del mundo
Convertir un pequeño ‘amigo fiel’ en una bestia de competición no debió ser tarea fácil, pero eso fue lo que logró el preparador Peter Goldring a finales de los 80 con el Renault 4.
La extensa preparación del motor, que llevaría a sus pilotos a coronarse ganadores de la carrera, sumó, dice la revista Motor de la época, cuatro millones de pesos.

Campeón imbatible
Traído por Autogermana a inicios de los años 90, el BMW M3 E30 no tuvo problema en probar que se trataba de un serio competidor en las pistas, algo que con creces ya había demostrado en Europa.

A manos de pilotos como Jorge Cortés, Rob Wilson, John Estupiñán, Pablo Bickenbach, Juan Antonio Uribe, Felipe Rekz y los hermanos Clopatofsky, Gonzalo (QEPD) y Juan Pablo, este auto tuvo una longeva vida en Tocancipá donde llegó a convertirse en el vehículo con más triunfos en las 6 Horas.

Picante para las 6 Horas
Sesana Racing, uno de los más importantes equipos en participar en las 6 Horas, marcó un hito en 1995 con su Spice, un auto ganador de las 12 Horas de Sebring y que con los pilotos Jorge Cortés, Lucio Bernal, Diego Guzmán, Jaime Guerrero y Juan Pablo Montoya se coronaría campeón de la carrera nacional. De hecho, fue con Montoya que en 1996 impondría el récord de pista que solo hasta 2014, con el West también del Sesana Racing, pudo ser batido.

Spice de Montoya

Spice de Montoya

‘Pacman’
En 1993 Oswaldo Fajardo debutó en las 6 Horas con su Oldsmobile Cutlass, de característico color amarillo y que se ganaría el apodo de ‘Pacman’. Junto al dominicano Luis Méndez y Juan Carlos Rojas se llevó el triunfo ese año, y en 1995 Juan Pablo Montoya, Andrés Felipe Gómez y Jaime Guerrero hicieron lo propio en su categoría.

Esperado triunfo
Luego de nueve intentos a lo largo de 15 años, el venezolano Alex Popow finalmente se llevó su triunfo en las 6 Horas. La máquina que le permitió llevarse ese tan esperado y luchado triunfo fue un Ford Riley de la categoría prototipos de Daytona que compartió con los pilotos Gaetano Ardagna y Ryan Dalziel. Merecido, además, teniendo en cuenta que durante las prácticas del viernes anterior un accidente dañó su vehículo, que por fortuna pudo ser reparado.

Pequeño de cuidado
Preparado en su país de origen gracias a las experiencias ganadas en el Rally París-Dakar, el Peugeot 205 pilotado por Ronald Albretch era una máquina de pequeñas proporciones pero de gran músculo. 80.000 dólares costó esta máquina reforzada en todos sus frentes, incluyendo en su pequeño motor de 1.360 cm3 al cual le instalaron un turbo para hacerlo equivalente a dos litros con un coeficiente de aumento de cilindrada fijado en 1.4, aún vigente, y que siempre ha sido fuente de polémicas técnicas.

Noticias recomendadas

Más noticias

BMW Gran Tourer, el Serie 2 familiar

Trae carrocería más larga que la de su compañera de plataforma -la Active Tourer- y, opcionalmente, dos pequeños asientos adicionales.

Imágenes del McLaren Senna

Este bólido equipado con un propulsor V8 biturbo de 800 caballos, es un homenaje al piloto Ayrton Senna.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.