Las diversas máquinas que han pasado durante este cuarto de década por la Revista Motor

Durante 25 años Motor también probó, manejó o tripuló globos, submarinos, limusinas Rolls Royce, aviones antiguos, cazabombarderos, helicópteros y hasta un tanque de guerra.

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de septiembre del 2008

Durante 25 años MOTOR no sólo probó y estrenó más de 400 automóviles distintos, desde los más refinados hasta los más comunes. También montó, manejó o tripuló globos, submarino, aeroligeros, limusinas Rolls Royce, aviones antiguos, cazabombarderos, helicópteros y hasta un tanque de guerra hecho en Colombia.

Desde nuestro archivo les traemos algunas de ellas, que seguramente estarán en su memoria. No están todas las que son, pero con seguridad sí son todas las que están: máquinas de toda clase, de carga o de carreras, voladoras o rodantes, unidas por una característica: todas se mueven.

 > T37 ¿ Al suelo, 20 años después
Este T37 de matrícula FAC 2105 se estrelló en Palanquero exactamente 19 años y ocho meses luego de que MOTOR lo fotografiara en  vuelo y publicara en su carátula de diciembre del 86. El 20 de julio de 2006 murieron con él la primera piloto de caza colombiana, la teniente Johanna Herrera, y el teniente instructor Herman Ramírez, al parecer por pérdida de un plano debida a fatiga de material. Se trataba de un avión de entrenamiento militar Cessna Tweet T37 (por su T de ¿training¿), y fue fotografiado por nosotros volando sobre Palanquero, desde otro T37 idéntico, justo cuando comenzaba la maniobra conocida como barril. Se trataba de reseñar el cumpleaños número 67 de la Fuerza Aérea Colombiana. Minutos antes del despegue, el director de Motor fue instruido en el manejo de la silla eyectora, el paracaídas de emergencia y el equipo de supervivencia.
Motor n. 56. ¿  Diciembre 16 de 1986

> Ferrari 250 GTO de 1962 ¿ Empujando el carro más caro de la historia
Este carro Motor no lo manejó, sino que lo empujó. Su dueño, el famoso piloto inglés de los años 60, Jack Sears, archirrival del inmortal Jim Clark, no permitió prenderlo, y al más mínimo amague de lluvia en la campiña inglesa lo hizo llevar al garaje. Empuja su hijo David Sears, dueño de la escudería Super Nova, quien posteriormente corrió las 6 Horas de Bogotá y resultó siendo el manager que gestó el paso de Montoya a la Fórmula 1. Este Ferrari 250 GTO se avaluaba entonces por el orden de los 10 mil millones de pesos, en su calidad de incunable: es uno de los 39 ejemplares originales hechos a mano, y uno de los únicos ocho con timón a la derecha. Doce cilindros en V, seis carburadores Weber, 286 CV, 8.000 vueltas por minuto¿ toda una sinfonía.
Motor n. 126 ¿ Noviembre 25 de 1992

> Ferrari Testarossa vs. Kenworth W900B ¿ La dama y la bestia
La dama resultó ser la tractomula: dirección hidráulica, aire acondicionado, camarote, cobija eléctrica, 15 cambios, Motor los probó en la pista del aeropuerto Olaya Herrera, en Medellín. El Ferrari, un rejo para manejar, llegó a 240 por hora sin meterle la quinta¿ y con dolor de cabeza por el ruido del motor en la nuca. En cambio, las 1250 libas de torque de la tractomula no se sintieron mientras se manejaba con un dedo.
Motor n. 118 -  Marzo 25 de 1992.

> Rolls Royce Silver Shadow ¿ El autoanálisis más breve  
Durante dos horas MOTOR tuvo a su disposición este Silver Shadow que habitó una vitrina bogotana durante unos meses. ¿Potencia? Secreta. ¿Cueros y maderas? Curtidos y cultivadas por la Rolls. ¿Precio? Todo. ¿Y los clientes de la época? Mejor no preguntar.
Motor n. 11 - Octubre 30 de 1982.

> Gavilán ¿ Voló pero no despegó
La empresa colombiana Aeroleaver diseñó e intentó la fabricación de un avión totalmente colombiano en los 90: el Gavilán, un monomotor de pistón ideal para la orografía colombiana. MOTOR lo voló, lo reseñó y lo acompañó con el mayor optimismo durante su proceso de certificación, proceso que corrió con tan mala suerte que el prototipo de la foto se estrelló en los Everglades, regresando de E.U. Luego de una etapa de pruebas, acusó problemas de motor, que muchos aviones sufrían en ese momento con máquinas similares. Mientras se recuperaban, entraron al mercado otros aviones de la misma gama pero con turbina y el Gavilán, del cual se construyeron 13 ejemplares, perdió su ventana de oportunidad comercial.
Motor n. 106 ¿ Abril 3 de 1991

> Los mejores Simcas de pista ¿ El ¿Porsche colombiano¿
No precisamente por su esbelta figura, sino por su motor trasero, su maña de sacar la cola y su corta distancia entre ejes, que le daban capacidad para cruzar como un kart, el Simca podría compararse irrespetuosamente con un Porsche. Los Simcas (sigla de la fábrica francesa Societé Internationale de Motorisation et Carrosserie, fábrica comprada en los 60 por la Chrysler) fueron ensamblados en los 70 por Colmotores. Eran producto de un diseño de 1965 y algunos ejemplares tuvieron una vida suplementaria más allá de su ciclo comercial, celosamente conservados y modificados por preparadores y corredores famosos, como Jorge Cortés y Jorge Musson, y disputaron campeonatos nacionales a la avanzada edad de 35 años de haber sido ensamblados. Motor condujo los carros de ambos corredores, les exprimió sus 120 caballos y sus 7.000 revoluciones a sus pequeños motores 4 cilindros e hizo un estupendo artículo comparativo. Fue el reencuentro del director de Motor con el automovilismo deportivo, luego de más de 10 años de no tocar un carro de carreras.
Motor n. 67 ¿ Noviembre 28 de 1987

> Helicóptero M-17 ¿ El ascensor ruso
Estos rústicos monstruos venidos de más allá de los Urales fueron traídos por el empresario Byron López para trabajar con el material de las petroleras en los Llanos Orientales. Eran simples, potentes, autónomos, sencillos de operar y lo más importante, muy baratos. Llegaron para quedarse. Motor voló en ellos y los evaluó, pero no pudo pilotarlos, no sólo por carecer de licencia sino porque todos los letreros estaban en ruso. Hoy los tienen las fuerzas militares colombianas y varias empresas privadas, que los aprecian por su capacidad de trabajo.
Motor n. 150 ¿ Febrero 23 de 1994

> R-4 ¿ La ¿renoleta¿ más veloz de la época
Peter Goldring era un mecánico alemán exigente como un torno, cortante como un soplete, crudo como un ¿steak tartare¿ y franco como un extracto bancario. Un comentario suyo podía acabar con la moral de un piloto. De sus manos salieron máquinas memorables, como este R4 de Felipe Solano que pasaba de largo los 200 por hora. MOTOR lo condujo en Tocancipá con pista húmeda, con un decoroso 1¿19¿¿5 de tiempo de giro, atribuible más a las bondades de la preparación de Goldring que a las habilidades del entumecido piloto, a quien el periodismo había alejado de las pistas.
Motor n. 65 ¿ Septiembre 27 de 1987

> ¿K-FIR o Mirage? - Periodismo a 6 gravedades
Invitado por el comandante de la FAC, y sin mucho tiempo para arrepentirse, Clopatofsky se subió a un caza Mirage en Palanquero, tres años después de su experiencia en un T-37. ¿El resultado? Un magnífico comparativo entre el israelí K-Fir C2 y el francés Mirage N5, aviones mellizos. Pasó la barrera del sonido, llegó del Magdalena a Bogotá en 3 minutos y le aplicaron una dosis de rollos y tréboles que lo pusieron a seis gravedades contra su asiento.
Motor n. 90 ¿ Noviembre 1 de 1989

> Imdicar ¿made in Colombia¿ ¿ Al timón de un tanque de guerra
Un corredor y preparador del autódromo, el conocido Oswaldo Fajardo, dueño de poderosos Oldsmobiles y Camaros de la categoría Fuerza Libre, se le midió a la tarea de diseñar y construir un prototipo de tanqueta que reemplazaría a los cansados Urutús del Brasil. El resultado fue este Imdicar hecho en Colombia, capaz de llevar más soldados, más comodamente y de manera más silenciosa que los poco tácticos carros de guerra brasileros de seis ruedas. MOTOR, desde luego, hizo la prueba de conducción y la reseña de rigor.
Motor n. 208 ¿ Septiembre 11 de 1996

> Concorde ¿ Símbolo del siglo
Aunque Motor nunca voló en el Concorde, ni en misión periodística ni de vacaciones, la genial creación de Marcel Dassault fue una constante en nuestras páginas, tanto por la maravilla tecnológica de su nariz de geometría variable como por su infortunio comercial, provocado en gran parte por otras casas constructoras de aviones americanos que no veían con buenos ojos al emblemático pájaro francés. Cinco menciones en portada y muchas notas breves a lo largo de 25 años lo demuestran. Tres años antes de su desaparición de las rutas aéreas lo escogimos como símbolo tecnológico del siglo que se iba. Fue la única máquina capaz de transportar 130 personas a 2.350 kph en su fuselaje de 62 metros de largo, con un radio de acción máximo de casi 7.600 kilómetros. Éste es su último aterrizaje antes de ingresar al museo en Washington.
Motor n. 284 - Febrero 9 del 2000

> Hércules C-130 ¿ Vuelta a Colombia en el monstruo volante
Un lector, Juan Carlos Alvarado, escribió pidiendo un reportaje en MOTOR sobre el Hércules C-130. La Fuerza Aérea no sólo invitó al director de MOTOR, sino al lector, a un día de vuelo por todo el país en este monstruo capaz de llevar 20 toneladas de carga durante 1.600 kilómetros sin repostar.
Motor n. 213 ¿ Noviembre 27 de 1996

> Mamut ¿ Con el país a cuestas
Los empresarios e ingenieros Gabriel y Javier Ferro fundaron hace ya un par de décadas Mamut, empresa especializada en transporte de cargas extradimensionales. Se han echado al hombro la maquinaria carbonera del Cerrejón y el Metro de Medellín, entre otros muchos encargos difíciles. Para transportar esta torre de destilación de aire de 30 metros, destinada a producir gases industriales (oxígeno, hidrógeno, argón), utilizaron un remolque modular de dos piezas, 40 llantas y diez ejes halado por un cabezote alemán FTF de 450 caballos que consumió 1.500 galones de diesel en 21 días de trayecto entre Cartagena y Bogotá. Recorrer los últimos tres kilómetros montañosos hasta la planta de Cryogas en Sibaté, tardó tres horas atestiguadas por MOTOR.
Motor n. 95 ¿ Abril 4 de 1990

> Piper PA ¿ 18 ¿ Campero de los aires
La afición del director de Motor por toda máquina que se mueva lo llevó a tomar un curso de aviación. Pero no lo hizo en un avión cualquiera, sino que recibió algunas lecciones en la Piper de Eric Leaver (uno de los diseñadores y el promotor del Gavilán), clásico de tela y metal que data de 1948 y ha pasado incólume por las manos de varias generaciones de pilotos, tanto en deporte como en trabajo de fumigación y transporte privado. Se le conoce popularmente como ¿La Mojarra¿.
Motor n. 139 ¿ Agosto 11 de 1993

> Antonov 124 ¿ A bordo del carguero más grande del mundo 
Obsoleto por su consumo de combustible (14 toneladas por hora a pleno régimen), pero irremplazable por su capacidad de carga (120 toneladas) y su rudeza para trabajo duro, el Antonov operó en Colombia para llevar la maquinaria de trabajo de la British Petroleum a los pozos de Cusiana-Cupiagua. El vuelo desde Barranquilla a Yopal, además de todos los intríngulis técnicos de la máquina, fue reseñado por MOTOR, incluyendo siesta en un amplio camarote.
Motor n. 228 ¿ Agosto 13 de 1997.

> DC3 ¿ Mula voladora
Con más envergadura que eslora, y esbelto como un cóndor, el DC 3 de la Douglas ha pasado a la historia por su nobleza y versatilidad. Sesenta años después de haber salido de los tableros de diseño como C47 en su versión militar, el DC 3 aún vuela en Estados Unidos y en las selvas colombianas. Inacabable y capaz de salir de las pistas más tortuosas, es el medio de comunicación por excelencia en lugares adonde jamás llegará una carretera. MOTOR lo tripuló y reseñó en un típico viaje a Miraflores, Guaviare. En la foto, en aristocrática compañía en Medellín: con un Ferrari Testarossa y un curioso avión anfibio.
Motor n. 24 ¿ Enero 28 de 1984

> Biplano PT 17 ¿ Decano de los aires
Único sobreviviente de los primeros tiempos de nuestras Fuerzas Aéreas, este biplano de tela de los años 20 estaba perfectamente restaurado y en orden de vuelo para el aniversario número 75 de la FAC. Para reseñarlo en detalle, Motor voló en el puesto trasero con bufanda y googles, y se le hicieron estas fotos sobre el Valle del Cauca en formación con otras antiguallas. En su siguiente vuelo, ¿La PT¿ sufrió un enredón con unos árboles decolando de la base aérea de Madrid (Cundinamarca) y a partir de los destrozos fue necesario emprender una nueva y dispendiosa restauración.
Motor n. 166 ¿ Octubre 26 de 1994.
 
> Patrulla Chevy Caprice 93 ¿ Jugando al sheriff
No valdría la pena reseñar una vuelta en una aburrida ¿lancha¿ americana de los 90, de no ser porque se trató de la típica patrulla de policía gringa. Motor anduvo de persecución en ella, pues le permitieron durante dos horas jugar a policías y ladrones con el motor V8 de 6 litros y 300 caballos, y con todos sus ¿gallos¿, como una cámara de visión infrarroja nocturna montada en el techo, computador con  comunicación celular para recibir los prontuarios (novedad entonces) y, desde luego, las luces giratorias o ¿licuadoras¿ como se las llama en Colombia.
Motor n. 146 ¿ Noviembre 24 de 1993.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.