Los fabricantes chinos de juguetes les apuestan a las celdas de hidrógeno

Los fabricantes chinos de juguetes les apuestan a las celdas de hidrógeno

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de septiembre del 2008

Los carros de juguete cambiaron las pilas por el hidrógeno. Es el primer paso para hacer de este combustible algo más accesible.
En la época de niñez de los quienes ahora tienen entre 40 y 60 años (¿baby boomers¿), los carros que el Niño Dios les traía en diciembre se movían por la acción de una cuerda y, los más sofisticados, incluían baterías que duraban hasta el 25 de diciembre para después dejar el trabajo de propulsión a la brusquedad de los brazos del infante.

Esta navidad, los pequeños de la China podrán tener en sus casas lo que un Niño Dios que no se quiere quedar atrás en materia tecnológica seguramente les traerá: carros de juguete impulsados por hidrógeno, un combustible sacado de la separación de las moléculas de agua y que lo único que expulsa por el tubo de escape es¿ agua pura.

Pues lo que no han logrado los grandes fabricantes de autos ¿producir carros que se muevan con hidrógeno¿ el fabricante chino Horizon Fuel Cell Technologies decidió hacerlo a pequeña escala.

El juguete es seguro
Este mes comenzarán las ventas en China de un carrito de juguete que incorpora una celda de hidrógeno. Y para que el niño no experimente la misma frustración que siente cuando se le acaban las pilas, los fabricantes decidieron incluir en el paquete una estación de recarga basada en energía solar.

La iniciativa pretende poner la tecnología al alcance del público y hacerla comercialmente viable. El paquete costará 80 dólares (cerca de 200 mil pesos), que es lo que cuesta un carro de pilas en Colombia.

El proceso de electrólisis (descomposición de las moléculas de agua) se lleva a cabo en la miniestación de llenado; la tanqueda completa alcanza para mover el carrito durante cuatro minutos.

La razón para producir locomoción durante tan poco tiempo tiene que ver más con la seguridad pues, en caso de una remotísima explosión del gas de hidrógeno, la cantidad sería tan mínima que no representaría un peligro para el joven piloto, ni habría posibilidad de incendio.

El fabricante piensa incorporar celdas de hidrógeno en teléfonos celulares, computadores portátiles y otros dispositivos electrónicos, antes de producirlas para carros, ya que generar hidrógeno y usarlo de manera eficiente a mayor escala es demasiado costoso, como lo han comprobado los grandes fabricantes de autos, del estilo de General Motors y Toyota. 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.