¡Ferrari se quema poco a poco en la Fórmula 1!

La legendaria escudería pasa por una penosa racha. Vive crisis en escritorios, talleres y pistas. El Ferrari del español Fernando Alonso quedó varado y echando humo en el pasado GP de Monza.

Redacción Motor

02:27 a.m. 15 de septiembre del 2014

La abrupta salida de Luca di Montezemolo de la presidencia de Ferrari, el lunes pasado, fue apenas otro doloroso paso después de lo sucedido en el Gran Premio de Monza (Italia), frente a toda la hinchada roja, que presenció la más discreta –vergonzosa para los italianos– presentación del equipo de Fórmula 1 en muchísimos años. Si no, de su gloriosa historia. Clasificados en la mitad del paquete, Fernando Alonso, séptimo, y Kimi Raikkonen, de 11, al final del día, el carro del piloto español se reportó como varado, mientras que el del finlandés, en el puesto 10. En el Mundial, Ferrari va en un penoso cuarto entre los constructores y Alonso figura quinto, a 117 puntos del líder, el alemán Nico Rosberg. Y eso, gracias a sus sobresalientes dotes al volante que ponen al carro por delante de su real potencial. La catástrofe de la ‘Scudería’ viene desde cinco o más años atrás, básicamente desde cuando los italianos retomaron el control del victorioso equipo que le dio cinco títulos mundiales al alemán que ahora lucha por su vida, Michael Schumacher.

Pero dirigido por Jean Todt (francés), con ingeniería de Ross Brawn (inglés), Rory Byrne (sudafricano), Osamu Goto (japonés), Nigel Stepney (inglés), Rob Smedley (inglés) y conducido por Schumacher (alemán), Felipe Massa y Rubens Barrichello (brasileños), Eddie Irvine (irlandés) y Mika Salo (finlandés), Ferrari anduvo bien.

El primer retiro de Schumacher, en el 2007, aunque siguió en papeles de asesorías decorativas dos años más, desencadenó la salida de todo el grupo de ingeniería a cuyas cabezas ascendieron los técnicos italianos que estaban a la sombra de estos gurús.

El desplome fue gradual, pero continuo. En los últimos seis campeonatos, Ferrari ha hecho apenas cuatro ‘poles’ y conseguido 12 victorias en 107 intentos; todo, por cortesía de Fernando Alonso. Felipe Massa tuvo el título mundial del 2008 a 400 metros, pero lo perdió ‘in extremis’ contra un juvenil del momento, el británico Lewis Hamilton.

La decadencia es claramente técnica, pues Ferrari se ha asegurado la mano de obra de los mejores pilotos, y en este momento nada menos que la de dos campeones del mundo que se ‘arrastran’ en el monoplaza que acusa falta de potencia para medirse con los Mercedes, los Red Bull, los Williams y apenas forcejea con los Force India.

El cambio de las reglas para este año, con las unidades de potencia híbridas, cogió a Ferrari con la ingeniería a media asta, pues los motores que diseñó no caminan lo suficiente. Previamente, en los años más cercanos, su túnel de viento tuvo que ser refaccionado porque no daba resultados consistentes con lo que los carros mostraban en la pista y trabajó casi dos campeonatos en instalaciones prestadas por Toyota, en Alemania. La crisis comenzó a cobrar cabezas y salieron el director deportivo Stefano Domenicali, el responsable de motores Luca Marmorini, y, gradualmente, el equipo volvió a traer cerebros ingleses y un director general que ocupaba el puesto de ¡gerente de ventas en Estados Unidos! Todo esto, en menos de seis meses.

Faltaba por caer Di Montezemolo, autor de la primera recuperación de Ferrari en los tiempos de Niki Lauda, del crecimiento económico de la firma, la remodelación industrial, el aumento de la producción y de unas cuantiosas utilidades que son vitales para la vida financiera del grupo Fiat. Además tenía el legado de representar a Enzo Ferrari, de quien fue su consentido.

La barrida de la ‘Scudería’ deja a Alonso y a Raikkonen mal parados frente a su futuro, y peor sentados en sus carros, porque los desarrollos de los motores están congelados por los reglamentos, y el progreso que necesitan en las mecánicas de sus carros no parece evidente por esta razón y por falta de cerebros.

El gran perjudicado es el español, pues no tiene mayores opciones. Se dice que podría tomar el puesto de Button en McLaren, equipo del que ya salió con conocidos disgustos con el jefe de entonces, Ron Dennis. Pero su contrato con Ferrari está vigente por un año más, lo mismo que el de Kimi, y mal podría Ferrari dejar que se desbarate lo único consistente que le queda en este momento: sus pilotos, porque hasta las tradiciones y mística se están evaporando, ya que el nuevo jefe de Ferrari, Sergio Marchione, es un ambicioso ejecutivo que va por la plata a cualquier precio, así en ese proceso el ‘Cavallino’ se convierta en un banal escudo en los autos y sus monoplazas dejen de ser el eje vital de la firma.

Colombianos en el exterior
Este fin de semana el piloto colombiano Óscar Tunjo que corrió en las dos carreras de la World Series by Renault 3.5 en el circuito de Hungaroring, tuvo un accidentado fin de semana. En la primera carrera partió desde la novena posición y se vio relegado a la décimo segunda luego de un múltiple accidente que le hizo salirse de pista y perder puestos. Finalizó en esa casilla. En la segunda carrera logró un destacado quinto lugar en la grilla de partida pero un accidente en la primera curva lo sacó de competencia y fue tan fuerte el suceso que su auto voló varios metros pero afortunadamente el piloto nacional, que debió ser remitido a un centro médico para una observación, resultó ileso.

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.