Gran Premio de Mónaco, en manos de Daniel Ricciardo

Sebastian Vettel ocupó el segundo puesto de la carrera en el principado de Montecarlo, mientras que Lewis Hamilton finalizó tercero.

Por Redacción Motor

10:00 p.m. 27 de mayo del 2018
Daniel Ricciardo / Foto: EFE

Daniel Ricciardo / Foto: EFE

Ricciardo, piloto australiano de Red Bull, consiguió ganar la carrera del Gran Premio de Mónaco, en la que estuvo liderando desde el principio desde la 'pole position'. En este mismo circuito se le negó el triunfo al corredor en 2016 por un error de estrategia.

Este domingo por fin el piloto de Perth pudo levantar los brazos en Montecarlo y beber champán de su bota tras un fin de semana perfecto en el que dominó los entrenamientos libres, confunció en la clasificación y supo aguantar en la carrera.

Tuvo como aliado al circuito mismo, que prácticamente no permitió adelantamientos y contuvo al Ferrari del alemán Sebastian Vettel, que le acosó en la primera mitad de carrera sin éxito, mientras el líder del Mundial, el británico Lewis Hamilton (Mercedes), se conformó con retener su lugar en el podio y minimizar daños.

GP de Mónaco

.

Cerraron la zona de puntos el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), su compatriota Valtteri Bottas (Mercedes), los franceses Esteban Ocon (Force India) y Pierre Gasly (Toro Rosso), el alemán Nico Hülkenberg (Renault), el holandés Max Verstappen (Red Bull) -tras una remontada de once puestos- y el español Carlos Sainz (Renault).

Una zona en la que transcurrió la mayor parte de la carrera del bicampeón mundial español Fernando Alonso (McLaren-Renault), pero su carrera se acabó en la vuelta 53 cuando un problema de motor y una avería final de la caja de cambios le obligaron a abandonar la carrera. Su primer abandono en esta temporada 2018.

La salida del GP de Mónaco fue limpia, sin incidentes. Ricciardo consiguió mantener su posición sin problemas mientras se producía la primera bandera amarilla, en el segundo sector, debido a un golpe recibido por el neozelandés Brendon Hartley (Toro Rosso). Si el australiano de Red Bull se dedicaba a contener el ritmo del resto de los monoplazas durante las primeras vueltas, su compañero, el holandés Max Verstappen, que salió el último tras el choque en los entrenamientos del sábado que le dejó sin clasificación, adelantaba un rival tras otro y con diez vueltas ya había ganado seis puestos.

El primer movimiento estratégico llegó en la vuelta 12, cuando Hamilton entró a cambiar cauchos para poner un juego nuevo de hiperblandos. El tetracampeón mundial pasó del tercer puesto al sexto, justo por detrás del Ocon y Alonso. Ricciardo, Vettel y Raikkonen reaccionaron acelerando el ritmo, mientras Hamilton dejó atrás a Ocon fácilmente; mientras que la reacción de Vettel llegó cuatro giros después, en la vuelta 16 para colocar ultrablandos. Acto seguido lo hizo Carlos Sainz.

Los siguientes en entrar en los garajes fueron Daniel Ricciardo, Kimi Raikkonen y Valtteri Bottas, en la vuelta 17, todos con ultrablandos, con el objetivo de acabar con ellos la carrera. El australiano salió primero, seguido por Vettel y Hamilton, por lo cual en Red Bull veían cómo la estrategia funcionaba. Su otro piloto, Verstappen, ya se acercaba a los puntos, duodécimo.

Marcus Ericsson, de Sauber, durante la carrera / Foto: EFE

Marcus Ericsson, de Sauber, durante la carrera / Foto: EFE

Alonso paró en la vuelta 19 y colocó el superblando -el más duro de los posibles-, con lo que salió el décimo mientras Sainz se quedó decimotercero, aunque ganó dos puestos con las paradas del resto de monoplazas para quedar a las puertas de los puntos, donde ya estaba Verstappen en la vuelta 23, décimo.

El principal damnificado de los pasos por garajes fue el mexicano Sergio 'Checo' Pérez, quien hizo una parada muy lenta por error de su equipo, Force India, lo que le dejó decimoquinto. Su equipo lo hizo mejor con Ocon, que se marchó sexto y regresó octavo. Ricciardo comenzaba a sufrir en la vuelta 28 cuando comunicaba a su equipo que detectaba pérdida de potencia en su motor y veía que Vettel se le echaba encima.

En la vuelta 48 Verstappen pasó a cambiar sus llantas para colocar los cauchos superblandos, con los que se posicionó undécimo, justo por detrás de Carlos Sainz, quien ganó una posición más con el paso por talleres de su compañero Hülkenberg. El que sufría muchísimos problemas era Fernando Alonso, que se quedaba sin potencia y que recibía desde el garaje la confirmación de que no se podía hacer nada por su monoplaza, lo que resultó en el abandono del asturiano en la vuelta 53, dejando el carro en una de las escapatorias tras informar de problemas en la caja de cambios.

Circuito callejero del GP de Mónaco / Foto: EFE

Circuito callejero del GP de Mónaco / Foto: EFE

Tampoco tenía buenas perspectivas Sainz, al que Renault obligaba a dejar pasar a Hülkenberg, más rápido con los hiperblandos, lo que dejaba al español luchando con el pujante Verstappen, también con la llanta más rápida. La batalla de excompañeros en Toro Rosso se la llevó el holandés de Red Bull en la 'chicana' posterior al túnel, donde se escapó sin problemas del español y comenzó a batir vueltas rápidas.

Cuando parecía que la carrera estaba abocada a un final plácido, el piloto local, Charles Leclerc (Sauber) se quedó sin frenos en la salida del túnel y se llevó el alerón trasero del neozelandés Brendon Hartley (Toro Rosso), lo que obligó al coche de seguridad virtual a falta de seis vueltas para el final.

Esto obligaba a todos los pilotos a reducir la velocidad y mantener el orden en la pista, por lo que ninguno de los favoritos optó por intentar la parada. Con cuatro vueltas para el final se reinició la prueba y Ricciardo aceleró en busca de la bandera a cuadros, que vio minutos después para consumar su reconciliación con Mónaco, la séptima victoria de su carrera deportiva y la "revancha" tras el dolor de 2016.

Con información de EFE

Noticias recomendadas

Más noticias

Llega el H6C de Hispano-Suiza

Para obtenerlo, recorte el cupón que saldrá este sábado en EL TIEMPO y, más $22.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.