Lewis Hamilton, otro salto a la historia: Análisis

Ganó el título mundial con tres carreras de margen luego de aprovechar un error fatal de Nico Rosberg en Estados Unidos.

Revista Motor

11:41 a.m. 06 de noviembre del 2015
Hamilton, otro salto a la historia

Hamilton, otro salto a la historia

Con la ventaja clara de su auto y sus condiciones personales, se encamina a batir los cuatro títulos de Prost y Vettel y los cinco de Fangio. ¿Llegará a los siete de Schumacher?

Lewis Hamilton es por tercera vez campeón del mundo de la F1. De paso, es el primer piloto inglés en ganar el título consecutivamente, igualó la marca de tres títulos con Jackie Stewart y muchos lo califican como el Ayrton Senna de este nuevo siglo, aunque faltan muchos campeonatos -84- para plantar esas nominaciones como definitivas.

De todas maneras, al vencer en el Gran Premio de los Estados Unidos el pasado 25 de octubre, Hamilton llegó a 43 victorias en el mundial, y gracias a su persistencia en todas las condiciones aprovechó los altibajos de su compañero de equipo, Nico Rosberg, tuvo mejor suerte mecánica y cosechó sistemáticamente a lo largo del campeonato, a tal punto que celebró con tres carreras aún en el calendario.

Lewis tiene solo 30 años y aún muchas vueltas por completar con pronóstico muy favorable, al menos en los años inmediatos, dada la superioridad de la maquinaria que le proporciona Mercedes-Benz, marca que sacó una enorme ventaja con las nuevas reglas de las unidades híbridas de potencia. Que pueda superar la marca de siete títulos de Michael Schumacher es una posibilidad más remota que la que tiene a la mano, como son las cuatro coronas de Sebastián Vettel y Alain Prost y las cinco de Juan Manuel Fangio. Porque ya entró al club de los ‘tri’, donde su nombre se apunta al lado de los de Nelson Piquet, Ayrton Senna y Niki Lauda.

Lewis pasó un buen tiempo de abstinencia desde cuando ganó su primer torneo con McLaren en 2008, en su segunda temporada, pero su impresionante impulso juvenil no volvió a encontrar la misma respuesta en el acelerador de los autos de Ron Dennis, equipo con el cual rompió relaciones a finales del 2012.

En ese momento, ya las reglas actuales de las propulsiones híbridas estaban escritas, y Hamilton se movió astutamente a Mercedes-Benz, donde claramente estaría la mejor mecánica.

Los resultados posteriores hablan perfectamente, pues en los últimos tres años ha ganado 22 carreras, 23 poles, 35 podios y 14 vueltas rápidas en 54 apariciones.

Agresivo, cero generoso al abrir espacios y muy incisivo al buscarlos a cualquier precio, vuela en la lluvia, corre tranquilo en la punta y no afloja cuando persigue, impresionante en clasificaciones y en el mejor aparato, Hamilton se sigue comiendo la historia en saltos descomunales.

* Datos hasta el Gran Premio de Estados Unidos de 2015.

Hamilton, otro salto a la historia

Hamilton, otro salto a la historia

Pelea doméstica

Lewis Hamilton volvió a dar buena cuenta de su compañero de equipo, Nico Rosberg, y este año lo venció con mucha anticipación en la carrera por el título, que en 2014 se prolongó hasta la última fecha gracias al impopular e inútil sistema del doble puntaje en la prueba de cierre.

Rosberg, muy veloz pero a la vez menos consistente, y en algunos casos corriendo contra la suerte o la mecánica, ganó tres veces al igual que Vettel desde el bando de Ferrari, pero ninguna de esas derrotas pudo menguar el botín de puntos que le aportaron, hasta el momento de este escrito, las 10 victorias del nuevo campeón.

Vencer al compañero de equipo es la primera condición, y Hamilton ganó, con roces y chispas, la pelea doméstica. Los demás pilotos han sido observadores distantes por la diferencia de rendimientos de los autos frente a los Mercedes.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.