Nuevo rey para los 'más pesados': ¡Carvajal hizo las cosas bien!

Henry Carvajal, un espigado conductor oriundo de Zipaquirá, se convirtió en el ganador de la 24 edición del Gran Premio Nacional de Tractomulas. El Autódromo vibró con la grilla más 'pesada' del año.

Redacción Motor

08:55 p.m. 18 de julio del 2011

Fotos de los protagonistas de la edición 24

Por segundo año consecutivo el título 'más pesado' del automovilismo nacional se quedó en Cundinamarca. Henry Carvajal, conductor nacido en Zipaquirá, ganó la edición 24 del Gran Premio Nacional de Tractomulas Mobil Delvac a bordo de una Freightliner 2008.

Carvajal, de 28 años de edad y con dos de participación en esta cita tractomulera venció en la gran final al boyacense Juan Carlos Galindo (Kenworth 2006), un experto participante de Duitama quien fue ganador del premio en tres oportunidades -2006, 2008 y 2009-, a quien le sacó más de 5 segundos de ventaja en una emocionante carrera.

El campeón del año pasado, Fernando Chávez de Ubaté, quien manejó una International modelo 2007, perdió en la primera semifinal con Carvajal y en la disputa por el tercer lugar se impuso al nariñense Oswaldo Figueroa (International 2008), quien venía de estrenarse como el Campeón Novato de 2010.
 
Estos cuatro conductores llegaron a esta instancia, luego de superar seis pruebas, dos de ellas con el tráiler puesto, donde muchos expertos y excampeones sepultaron sus posibilidades de volver al podio, como Henry Guío, el mayor de esa dinastía boyacense que ha ocupado varias veces el máximo trono de los camioneros en colombia.

Sergio Fernando Guío, cuarto el año pasado y campeón en 2007, fue otro de los eliminados en ese complicado manejo con la tractomula completa, mientras que en la fase individual con el cabezote José Arturo Guío -cinco veces campeón- perdió con Alirio Silva de Bogotá, en tanto que Alirio Pérez con dos títulos en su haber, poco pudo hacer para frenar el ímpetu de su rival de turno, quien a la postre se convertiría en el campeón de la temporada 2011.
 
Boyacá no abandona el poder
A pesar de no alcanzar una vez más el título para Boyacá, región con el segundo mayor grupo de pilotos, Manuel Esteban Gil, un adolescente de 18 años, piloto del TC 2.000 Colombiano y uno de los 26 participantes de esta región, logró los títulos de novato y mejor conductor del sábado. Este joven tuvo que disputar con su padre, Jorge Gil, la última casilla disponible para la primera semifinal con el tráiler.
 

Las mujeres presentes
El duelo femenino también se quedó en Cundinamarca, esta vez en poder de Nina Carrillo de Ubaté, quien se ubicó en la casilla 82, en tanto que la bogotana Jakeline González tuvo menos fortuna y terminó en el puesto 110.

La prueba reina 
El cambio de la prueba en la Zona de Resistencia Imal exigió a los participantes al máximo que debieron hacer manejos cuidadosos y precisos, sin perder el control ante la presión del tiempo y las tribunas. Entre los que no completaron con éxito el reto de subir en reversa una de las llantas sobre una rampa estuvieron, el conductor nariñense Oswaldo Figueroa (4o lugar), quien fue el mejor novato de 2010, y también se le sumaron los dos expertos, Galindo (2o lugar) y Chávez (3er lugar).
 

Creció el premio

*  La edición 24 de esta cita aumentó de manera exponencial en todos sus aspectos. La grilla creció casi hasta el tope de 120 permitido por la Federación pues reunió a 118 competidores provenientes de diferentes regiones de Colombia.  

*  Se entregó una bolsa de premios de 100 millones de pesos.

*  Más de 20 mil aficionados coparon las instalaciones del Autódromo de Tocancipá durante el fin de semana.

*  Hubo sol en exceso durante los dos días en los que los transportadores rindieron homenaje a la Virgen del Carmen, su  'Patrona Espiritual'.

* Fotos de los protagonistas de este 'gran' premio.
 
PRINCIPALES POSICIONES EN EL 2011

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.