El piloto colombiano Juan Pablo Montoya se despidió este domingo de la Nascar

Én su última carrera en Nascar ocupó el puesto 18 y finalizó en la general en la casilla 21 de pilotos. Corrió 7 años, dio 71.905 vueltas, compitió en 282 carreras y solo obtuvo 2 triunfos.

Redacción Motor

04:31 p.m. 18 de noviembre del 2013

Juan Pablo Montoya se despidió ayer de la Nascar conduciendo el tradicional del Chevrolet No. 42 de Target en el circuito Homestead-Miami Speedway, el mismo en el que debutó en noviembre de 2006. Montoya partió desde la posición 27, pero sufrió problemas de balance con el carro desde el principio y al final ocupó el puesto 18 en la que sería su última carrera en la categoría.

Con este resultado, Montoya finalizó la temporada 2013 y ocupó el puesto 21 en la clasificación general de pilotos con 894 puntos y duante este año logró cuatro Top 5 y ocho Top 10. Para la próxima temporada su lugar lo ocupará Kyle Larson, mientras que el colombiano regresará a la IndyCar Series para conducir el auto No. 2 de Penske Racing, junto al piloto Will Power y al tres veces ganador de la Indianápolis 500, Helio Castroneves.

Reseña de José Clopatofsky sobre el paso de Montoya por la NASCAR

Ni siete años, ni 282 extenuantes carreras ni mucho menos 71.905 vueltas al mando de un carro de Nascar pueden pasar impunemente por el historial de un piloto, y menos en la hoja de vida de Juan Pablo Montoya cuyas estadísticas en todas las otras categorías en las cuales corrió son muchísimo más ilustres y lucidas.

Por sus antecedentes en la F1, transición que nadie ha logrado hacer mejor hacia Nascar, su conexión con el espectador latino y la novedad personal en un circuito tan procesional, en el espectáculo, estacionario en figuras y peculiar en sus reglas y trucos, Montoya abrió en Nascar unas puertas difíciles de mover.

Pero una cosa es meterse en el ambiente, dominarlo y aprenderlo en todos sus resquicios y otra ganar en los famosos óvalos en los cuales, visto el asunto desde afuera, todo parece fácil y obvio. Bien lo dijo Chip cuando lo contrató: “Le tomará un par de años aprender”. No fue tanto tiempo porque en cuanto pudo correr esos aparatos en circuitos donde también hay curvas a la derecha, Montoya ganó en sus pruebas de aclimatación y luego en dos carreras oficiales de circuito. Pero en los óvalos no logró coronar a pesar de haber arrancado ocho veces desde la primera fila y varias oportunidades de victoria le pasaron por el parabrisas y se malograron generalmente por fallas del equipo.

En estos seis años a Montoya no se le ha olvidado manejar, como dicen, ni se ha apagado su talento. Tres victorias en las 24 Horas de Daytona y el reciente contrato que le ofreció Roger Penske para correr el 2014 en la Indycar indican claramente que su habilidad está instalada y que quienes tienen olfato y vista como Penske, el dueño de equipo más veterano de EE. UU., no la dejan pasar sin asegurar sus servicios.

Pero ¿por qué no ganó en Nascar? Fundamentalmente, porque el equipo nunca tuvo un material de punta de manera consistente. Ocasionalmente el 42 estuvo ideal pero fue decayendo su nivel, sobre todo después del 2009 cuando logró meterse en el “chase” y tuvo su mejor temporada. En los dos últimos años la máquina se quedó en mitad del grupo y el esquema técnico y la organización del plantel no logró mayores cambios ni hubo inversiones proporcionales a las de otros equipos que siempre están adelante.

Su paso por Nascar se cierra con toda la dignidad profesional y el respeto de todo el entorno. No todas se ganan. Eso es tan seguro como afirmar que Juan Pablo siempre arrancó pensando en hacerlo y lo peleó en todas esas vueltas del carrusel de Nascar donde muchas veces la suerte puede más que la técnica. Y esta tampoco ayudó en los momentos claves.

El regreso a la IndyCar 2014

El colombiano Juan Pablo Montoya regresa, por segunda vez en su carrera deportiva, a la serie de autos más importante de EE. UU. El bogotano, de 38 años, ganó esta prueba en 1999 con la escudería Ganassi, y un año más tarde, alcanzó el triunfo en las 500 Millas de Indianápolis.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.