El próximo Dodge Demon será un deportivo al alcance de muchos bolsillos y estilos

El prototipo de este auto se presentará en el próximo Salón de Ginebra y se espera que su fabricación empiece en 2008. Un americano con 'pura sangre' alemana.

Redacción Motor

05:00 a.m. 22 de septiembre del 2008

Por su estampa, este carro bien podría ser el hermano menor del tremendo Viper (un super auto deportivo con un motor de 10 cilindros en V que entrega 510 caballos de potencia), ya que posee una carrocería sinuosa y atractiva con todo el estilo deportivo de un cabriolet pero con dimensiones pequeñas, un motor justo sin mucho brío y que en cambio ofrece lo que su gigantesco hermano no: la comodidad y suavidad de marcha de un auto de calle.

Precisamente esto era lo que estaban buscando sus creadores cuando, 10 años atrás, plasmaron las primeras líneas de este proyecto: un automóvil con personalidad deportiva, con una conducción al alcance de los pilotos más novatos y a un precio razonable.

Esta idea hoy no suena tan novedosa, pero si se mira el mercado mundial de los autos deportivos, una década después no hay muchos autos de esta raza que sigan los anteriores parámetros.

Tal vez esto se debe a que los super autos deportivos son comprados por dueños de chequeras exclusivas, ya que por sus costos de fabricación y sus prestaciones no son nada económicos.

De hecho, este proyecto de Dodge solo pudo convertirse en realidad gracias a la transferencia de tecnología a bajo costo que llegó de Mercedes Benz por la pertenencia de las dos marcas al grupo DaimlerChrysler.

El diseño
Para este vehículo se utilizó la plataforma del Mercedes SLK, su carrocería conserva todo el espiritú del Viper pero mucho más reducido, que no por eso pierde sus proporciones hormonadas y musculosas debido a los muchos ángulos que integran su perfil y a las asimétricas proporciones que se ensanchan sobre las ruedas.

La atmósfera en su interior contempla las reglas básicas de los bólidos: panorámico pequeñísimo, solo dos sillas para los mismos ocupantes, tablero de instrumentos con aros en aluminio, volante y palanca de cambios para una conducción precisa. En este prototipo, la parte trasera recuerda mucho la de un Nissan 350Z.

Motorización
Su impulsor es pequeño en comparación con los tradicionales 'pura sangre'. Es un modesto 4 cilindros en línea de 2.4 litros de aspiración que entrega 170 caballos de potencia. 

Esta cifra podría ser risible en caso de que su peso pertenecierá al de sus primos mayores, pero este carro apenas pesa 1170 kilogramos, que lo dejan en un muy buen nivel ya que un auto de calle de un peso de 1100 kilogramos con buen motor solo tiene entre 100 y 110 caballos de fuerza.

Tiene una caja mecánica de 6 velocidades geartronic, que dirigen las relaciones a la tren trasero. Su torque es de 224 Nm, su largo es de 3.97m, como debe ser es bajo (1.32m) y su ancho es de 1.74.

La marca aseguró que se están realizando estudios para dotar a este pequeño deportivo con un turbocargador que aumente su potencia entre 230 y 270 hp.

Para su precio final habrá que esperar a que se abra el telón del show de Ginebra en marzo, aunque se especula que podría estar alrededor de los 40 mil dólares (90 millones de pesos).

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.