Saltamontes: ¡El barro es el uniforme!

Revista Motor

02:51 p.m. 14 de noviembre del 2017
El 19 de noviembre es la final de este campeonato en Laguna Seca

El 19 de noviembre es la final de este campeonato en Laguna Seca   /    Fotos: José Clopatofsky

Esta actividad deportiva se desarrolla hace unos 40 años en el país, pero a pesar de su espectacularidad no es muy conocida ni seguida. Tiene un campeonato oficial en la modalidad de velocidad, cuya final será el próximo domingo 19 de noviembre en la pista de Laguna Seca (será un decir) al norte de Bogotá.

¡El uniforme es el barro!

La norma para las pistas es rodar en versión 4x4 con bajo, y se usan los cambios 2, 3 y a veces cuarta, dependiendo del largo del trazado.

No es raro que en una zona vecina al desierto, arenosa y cuarteada, se levanten torbellinos de polvo que se diluyen en la ventisca. Lo extraño es que provengan de una docena de camperos que tratan de vencer a toda velocidad una pista arada en las goteras de Villa de Leyva para disputar una nueva válida del campeonato de Camper Cross.

Esta curiosa y espectacular actividad no es nueva, pero a pesar de que existe desde hace 39 años y medio de la mano del entusiasmo del Club Saltamontes (www.saltamontes.com), no es muy conocida. Se inició en Guatavita con unas pruebas de habilidad, llamadas trial, en las cuales los camperos pasaban obstáculos impensables y se castigaba el puntaje si sus ruedas se desconectaban del piso.

¡El uniforme es el barro!

Al comienzo, los camperos se identifican, pero luego de un par de vueltas desaparecen los colores y la publicidad. Solo los conocedores los distinguen.

Poco a poco, de la mano siempre de un grupo pequeño de aficionados, el tema evolucionó hacia la velocidad y la especialidad tomó ribetes diferentes porque requirió el desarrollo de camperos a prueba de agua, barro, saltos, piedras y que caminen en pisos donde nada se sostiene, y menos a alta velocidad.

¡El uniforme es el barro!

Los duelos son intensos y el copiloto es clave para avisar –si logra ver– si alguien viene atrás, para encender los limpiaparabrisas y… aguantar los chaparrones.

Cuando se inició la competencia, a la cual asistimos hace un mes, la pista era otra, pues de las canteras de arena se pasó a profundos pozos de barro y agua que con el paso de los camperos se trasladaron a los 700 metros del circuito del día. Los pilotos, que luego de las clasificaciones en seco se bajaban de las cabinas como si salieran de un molino de harina, ahora emergían como otras de las piezas prehistóricas de la región, casi petrificados por el baño de barro, que es parte del ritual de cada prueba y se convierte en su uniforme oficial.

¡El uniforme es el barro!

La enorme visera evita que el barro caiga en el vidrio, y los radiadores deben ir atrás para que no se tapen ni se bloqueen los ventiladores.

Se ve de todo. Los que salen en reverso de la docena de curvas, los que se quedan atorados en la tierra revuelta con el agua, los varados cuando alguna parte mecánica se traba o se rompe, los que caminan como si estuvieran esquiando en un parche de hielo, los que giran sin poder hacer una vuelta parecida a la anterior y, finalmente, los que regresan a los pits del color de sus vehículos y se abrazan por haber hecho un lance más del saltamontismo.

¡El uniforme es el barro!

.

Los resultados son previsibles. Hay camperos y pilotos que tienen más experiencia, o más caballos, o más de todo, y casi siempre ganan. Pero el placer de esta modalidad deportiva no es el resultado, sino la aventura que está siempre en el metro siguiente.

¡El uniforme es el barro!

.

DATO
Las llantas y las suspensiones son muy estudiadas, porque el trato que reciben es muy fuerte y el agarre es la clave del éxito.

Noticias recomendadas

Más noticias

Imágenes de la Honda CB1000R

Así luce una de las novedades de Honda, que debutó en Milán, con motor de 143 caballos potencia y 104 Nm de torque.

Nueva BMW F 850 GS, más 'touring'

Equipa un motor de dos cilindros en línea que entrega 95 caballos de potencia y, comenzando por su conjunto óptico diurno, adopta muchos más genes GS.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.