Desde Eslovenia, otro 'carro' que promete surcar los cielos: Aeromobil V2.5

Esta más emparentado estéticamente con una avioneta con capacidad para dos personas, aunque su configuración le permite rodar en las carreteras. Pesa sólo 450 kilos y tiene un motor Rotax de 100HP.

Redacción Motor

05:41 a.m. 22 de octubre del 2013

Vea las imágenes de este nuevo carro volador: Aeromobil V2.5

El Aeromobil V2.5 es una obra experimental del ingeniero y diseñador eslovaco Stefan Klein quien busca inversores para este 'carro volador', que es más avioneta que automóvil, y con el cual ya realizó varios vuelos y recorridos exitosos.

Este vehículo, mezcla de avioneta y carro, cuenta con un motor Rotax 912 refrigerado por agua que entrega más de 100 caballos de potencia y que está situado tras los asientos. Cuenta con una transmisión manual y tracción delantera si funciona en modo 'carro' y sus alas se pliegan para poder circular en carretera. Ocupa el mismo espacio de un automóvil convencional y usa la misma gasolina, gran diferencia frente a las aeronaves.

En modo 'avión' las alas recuperan sus posición en apneas unos segundos y el mismo motor alimenta a una hélice ubicada en la parte posterior. Su peso, de 450 kilos, hace que para los despegues no necesite tanto terreno. En el aire tiene una velocidad máxima de 200 kilómetros por hora y un rango de autonomía de 700 kilómetros.

El creador de este 'híbrido', quien recogió la experiencia de su trabajo en marcas como BMW y Volkswagen,  ya realizó un primer vuelo de demostración ante los medios y aseguró que, además de la inversión, requiere una preparación de dos años para comenzar a producir el modelo de serie.

DATOS
El proyecto del Aeromobil se desarrolló durante 20 años y como este existen en el mercado otros carros que pueden volar como el Terrafugia o el PAL-V.

Les dejamos un video con el primer vuelo de demostración del Aeromobil V2.5

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.