Estados Unidos le apuesta a la conducción autónoma con fines militares

El ejército norteamericano y la mayor contratista militar Lockheed Martin, ya han hecho algunas pruebas exitosas con vehículos castrenses equipados con la función de conducción independiente completa.

Redacción Motor

09:33 p.m. 04 de febrero del 2014

Por medio del proyecto Capabilities Advancement Demonstration, para el desarrollo de la tecnología de conducción autónoma, las fuerzas militares de Estados Unidos transformaron dos camiones de transporte pesado y una cabeza tractora M915 y preparaon dicho convoy para afrontar diferentes escenarios y situaciones en modo totalmente autónomo.

La aceptación ha sido grande desde el inicio mismo del programa, pues a pesar de no ofrecer información detallada de términos y costos técnicos y de investigación, resulta muy importante incorporar este sistema principalmente por la protección de vidas humanas, que aumenta significativamente al no necesitar tripulación.

La tecnología responsable de este programa de conducción autónoma se denomina TARDEC, y es muy similar a la que varios fabricantes de vehículos de calle están implementando en sus automóviles a nivel mundial, compartiendo el mismo patrón a través del análisis del contexto en tiempo real y apoyándose en los diferentes dispositivos como cámaras, sensores de ultrasonidos, sistemas de posicionamiento y radares.

En ese sentido, la afinación de los instrumentos debe ser mayor en un vehículo militar, ya que la interacción con su alrededor involucra situaciones y terrenos más peligrosos y difíciles, mientras van detectando y neutralizando posibles amenazas.

DATO
La marca Volvo hizo recientemente pruebas en tiempo real por las autopistas de España, en el marco de un programa que el fabricante sueco denominó proyecto Sartre, con el que pretende liderar caravanas de vehículos con una conducción sin intervención humana.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.