GM y Tula trabajan en un sistema de desactivación selectiva de cilindros

El revolucionario desarrollo permitirá que los cilindros de un motor V8 se adecúen para trabajar de acuerdo a la carga de aceleración, haciendo que se tenga un consumo más sensato.

Redacción Motor

07:14 p.m. 30 de enero del 2015

Con el nuevo proyecto, las dos compañías buscan alargar la permanencia de los motores de combustión en el mercado, ya que con la creciente oferta de propulsores eléctricos, estos bloques de combustible se están quedando atrás.

Así, la nueva tecnología promete cifras muy interesantes y certifica ahorros de hasta un 15 por ciento con respecto a un motor convencional que funcione con todos sus cilindros activados.

Las investigaciones de las marcas se basaron en lo popular que se ha vuelto la desactivación de cilindros. De hecho General Motors la viene aplicando en los motores LT1 y LT4 de 8 cilindros en V y 6.2 litros de cilindrada, que se equipan al Corvette Stingray.

La tarea que adelantan GM y Tula no ha sido fácil, pero ya han avanzado mucho para adecuar el poder termodinámico en los propulsores y establecer un control independiente para cada cilindro, sin que hayan vibraciones ni se afecte su funcionamiento.

El sistema funciona basado en la fuerza que se le aplique al acelerador, accionando a través del árbol de levas el respectivo cierre de válvulas, al tiempo que ocurre la desactivación del encendido y de la inyección para que el pistón continúe girando en vacío.

De esa forma se minimizan las pérdidas por bombeo, pudiendo recuperar de forma casi instantánea el funcionamiento de la totalidad de cilindros cuando se necesite.

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.