Goodyear y la Nasa inventan una llanta para la luna y posiblemente para la tierra

Se llama Spring Tire y es una llanta muy eficiente que reduce el consumo de energía y que por su construcción, con resortes de soporte, no necesita aire y no tiene el problema de un pinchazo.

Redacción Motor

09:50 p.m. 18 de enero del 2011

La Oficina de Administración Espacial y Aeronáutica de Estados Unidos (NASA) y la Empresa Goodyear Tire & Rubber Company han desarrollado una llanta sin aire, para transportar vehículos pesados y de gran alcance sobre la superficie lunar.  

Denominada  "Spring Tire" cuenta con 800 resortes de soporte de carga y está diseñada para aguantar vehículos pesados en recorridos mayores a los que tienen que soportar las llantas de malla de alambre que eran utilizadas anteriormente en el vehículo itinerante Apolo Lunar (LVR).  Esta llanta permitirá una mayor exploración y la posibilidad de desarrollar y mantener una estación lunar. 

La "Spring Tire" se instaló en el vehículo de pruebas de la NASA "Lunar Electric Rover" y fue puesta a prueba en todos sus aspectos, en el Centro Espacial Johnson "Rock Hard". El diseño del mecanismo rodea la superficie sobre la cual es conducido, a fin de proporcionar mayor tracción. Pero toda la energía utilizada para deformar la llanta, es devuelta cuando ésta rebota.  Generalmente, no golpea en la misma forma en la que lo hace una llanta normal. 

De acuerdo con los ingenieros de Goodyear, el desarrollo de las llantas de la misión lunar original "Apolo" y de la nueva "Sping Tire" se determinó por el hecho de que las llantas de caucho tradicionales (llenas de aire), que se utilizan en la Tierra tienen muy poca utilidad en la luna.  Esto se debe a que las propiedades del caucho varían significativamente en las temperaturas de frío y de calor extremos que se experimentan en las áreas lunares de sombra y en las que reciben la luz directa del sol.  Además, la radiación solar sin filtro degrada el caucho y las llantas poseen un riesgo de deflación inaceptable. 

De esta forma la Spring Tire no arrojó fallas en la sesión de pruebas, e incluso se descubrió que un impacto que puede ocasionar que una llanta normal se pinche en la tierra sólo dañaría una de las 800 cargas del mecanismo de soporte.  Además de poseer esta característica, la llanta tiene una combinación de rigidez total y a la vez flexibilidad, lo que permite que estos vehículos todoterreno puedan viajar rápidamente sobre superficies ásperas sin transmitir los impactos hacia la cabina. 

 Por estas razones se están adelantando los primeros estudios para ver su aplicación en la tierra y la viabilidad de una producción másiva de estas llantas espaciales.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.