El grupo Volkswagen adelanta como será el tablero de instrumentos del futuro

En un mundo en el que la conducción autónoma será la norma, los instrumentos y las pantallas de información y entretenimiento deberán modificarse en función del papel, activo o pasivo, del conductor.

Redacción Motor

03:54 p.m. 18 de marzo del 2014

 Tomando como base un Audi, el grupo Volkswagen imaginó como será el tablero de instrumentos que se impondrá en 2025.

Para esa fecha, con la conducción autónoma como un equipo de serie en la mayoría de carros, una fecha muy próxima para nuestro gusto, el tablero de instrumentos deberá acomodarse a las condiciones de manejo y necesidades del conductor, tanto si es protagonista o no de la conducción.

Así, la propuesta de Volkswagen es más que futurista, pues su aplicación es lógica y aplicable a la realidad. El tablero de instrumentos en este caso consta de una pantalla LCD para la información vital de conducción y un monitor central en el que se administran las demás funciones, incluido los sistemas de entretenimiento.

La primera 'pintará' los relojes de velocidad, las revoluciones, el nivel de gasolina de forma digital, aumentando de tamaño la información que el conductor considere relevante y ocultando la que no, modificando el color para una lectura más fácil bajo cualquier circunstancia y con alertas. Esta presentación se activará cuando la conducción sea activa.

Si el vehículo entra en la fase de conducción autónoma el habitáculo, junto con los instrumentos tradicionales se modificarán, pero no de forma automática sino por acción del piloto para preparar los sistemas del modo automático. Mediante dos botones puestos en el volante, se esconderá la pantalla LCD que será reemplazada por otros objetos, modificando la forma de los instrumentos y dándole preponderancia a la consola central.

Esta tendrá la facilidad de manejarse mediante gestos, mediante el mismo reconocimiento de movimientos, y a través de la misma se operarán las funciones de audio, llamadas, navegación y el resto de sistemas de conectividad. Como novedad, lo táctil será reemplazado por un modo en el que no habrá necesidad de contacto.

Una vez el conductor termine sus tareas y pueda finalizar el modo de conducción autónoma, se puede retornar en una cuenta regresiva al origen del cuadro de instrumentos como pieza fundamental, sin distractores y dándole mayor importancia a los datos de conducción, incluso, a las maniobras de parqueo y sus asistentes, todo en la misma pantalla.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.