'Hay que cambiar la actitud': Director Nacional de Tránsito

En sus primeros días al frente de esta institución, el coronel Juan Francisco Peláez revela que están 'hackeando' al Runt. Pide cambio de actitud.

Redacción Vehículos

05:06 p.m. 05 de junio del 2015
'Hay que cambiar la actitud'

'Hay que cambiar la actitud'

Para nadie es un secreto que salir a carretera en Colombia suele convertirse en un juego de ‘escondidas’ con la Policía. La animadversión de muchos conductores con los agentes no es algo oculto por causa de los amenazantes radares y la doble línea, ubicados muchas veces en los sectores con espacio suficiente para hacer un sobrepaso.

El Coronel Juan Francisco Peláez, con una trayectoria de más de 15 años en departamentos de la Policía de carreteras, se posesionó hace pocos días como director de Tránsito y Transportes de la entidad. En entrevista con esta sección, admitió que al Código de Tránsito le urge una reforma y que una de sus prioridades es que tanto sus agentes como los ciudadanos cambien de actitud. “Hay que acercarnos más a la gente”, dice.

También hizo importantes revelaciones acerca de irregularidades en el trámite de licencias de conducción. Según el oficial, van tras una organización que logró vulnerar los sistemas del Runt para que una persona obtenga su pase sin acudir a un centro de reconocimiento de conductores a presentar los exámenes de aptitud física y mental. “Están ‘hackeando’ al Runt”.

¿Qué es lo que más preocupa a la Policía de Tránsito y Carreteras?
La falta de cultura ciudadana. Pueden existir las normas, la policía puede que sea muy proactiva… pero la falta de cultura ciudadana es muy marcada en nuestro país. En los últimos días, por ejemplo, intervinimos cerca de 174 escuelas de capacitación de conductores, de las cuales el 73 por ciento no cumplen y aún siguen expidiendo las licencias.

'Hay que cambiar la actitud'

'Hay que cambiar la actitud'

¿Han encontrado otro tipo de conductas delictivas?
Ya se inventaron el software malicioso con el cual el ciudadano, sin ir al CRC, pone su huella sin haber presentado las pruebas y ya le suben todo aprobado al Runt. Ya estamos trabajando en ello porque necesitamos empezar a capturar a los autores.

¿Y en cuanto a los CDA?
Tengo un grupo de policía judicial muy bueno que fue el que trabajó con el general Palomino y con el cual se capturaron unas 14 personas. Volvimos a retomar las labores porque el problema sigue desbordado. Antes de ingresar al CDA alquilan las llantas, los faros, y cuando salen devuelven las cosas para burlarse de la revisión.

La Policía parece tener la función pero no las herramientas para dirigir y planificar...
Nosotros hacemos la tarea con base en el Código Nacional de Tránsito, que es obsoleto porque se ha quedado corto en muchas cosas, pero mientras eso sucede algún día hay que cerrarle el camino a fraudes como el no pago de comparendos. Hay que ponerle dientes a la ley. A quienes sorprendemos manejando con licor, se les lleva el carro a los patios, se les suspende la licencia, pero al otro día sacan el carro con un amigo que tenga pase y no pagan las multas. Necesitamos las herramientas para controlar, porque hay que encausar este desorden que se ha desbordado.

¿Cómo poner fin al problema de los límites de velocidad?
Yo he referenciado en Brasil y en Chile y allá tienen las herramientas, las señales se respetan. Acá las normas no se reglamentan; por ejemplo, los límites de velocidad. La norma salió hace más de cinco años, pero no se ha señalizado. El Instituto Nacional de Vías tiene que tomarse la tarea de verificar cuáles son las vías de alta velocidad e invertir un dinero para señalizar y que la gente sepa que puede andar a esa velocidad.

Vienen tres puentes y la percepción de la gente es ‘a esquivar policías’…
En este momento no tengo radares restrictivos, tengo radares preventivos. Desde cuando me posesioné, mi orden no es poner radares restrictivos; vamos a educar a la gente. Si ya saben dónde está el radar, desaceleran cuando pasan y después vuelven a acelerar, en cambio si no saben dónde están… vamos a ver si se educan. Hay que cambiar la actitud.

¿Y las cámaras en los pueblos?
En el Ministerio están trabajando para cerrarle la puerta a las alcaldías que están poniendo cámaras a diestra y siniestra. Las carreteras que pasan por el perímetro urbano se las entregaron a los alcaldes y en este momento están ‘haciendo fiestas’. Por eso, antes de llegar a esos pueblos, estamos poniendo conos para que la gente frene y así acabarles el negocio a los alcaldes, porque sus cámaras no tienen la finalidad de reducir la accidentalidad vial sino para recaudar dinero para sus municipios y muchas veces en sociedad con los dueños de las cámaras. Se supone que parte del recaudo se debe invertir en seguridad vial, pero no lo hacen.

'Hay que cambiar la actitud'

'Hay que cambiar la actitud'

El país es una sola doble línea continua y un trancón sin fin.
El Invías debería coger unas vías piloto y partir de la simple lógica que si hay visibilidad se pueda adelantar…
Pero esos sitios la policía los llena de conos…
Todas esas ideas es bueno escucharlas y empezarlas a implementar para mejorar la movilidad.

¿Qué necesita la Policía de carreteras?

Herramientas jurídicas para proceder a encausar a la gente. Tecnología de punta que sea liderada por la institucionalidad para mejorar la seguridad vial.

Hay inconsistencias entre lo que se ordena y lo que hace el cuerpo de agentes en la carretera…

Hay políticas de la Dirección de Tránsito, pero también están algunos policías que quieren hacer lo que les parece. Ahora estamos implementando alcohosensores sin memoria extraíble para que no se pueda manipular; ya he sancionado a algunos agentes. Tenemos que evitar un desvanecimiento de la ética.
En reunión con mis policías de tránsito de Bogotá les digo que deben cambiar su actitud con el ciudadano, no deben ser patanes o atrevidos; necesito que sean amables. Si usted es decente con el ciudadano, este se va contento; opten por decirles “no lo vuelva a hacer”. Tenemos un plan para sorprender a los policías infractores y ya ha dado sus frutos.

Entre la Policía y Movilidad de Bogotá no parece haber comunicación…
Nosotros tenemos la tarea de prevención para evitar que se presenten accidentes. Ahora hay un plan instaurado por el coronel Silva en Bogotá para la regulación sobre la séptima; la inundamos de agentes, junto con la Suba, para mejorar la movilidad. Deberíamos tener la misma autonomía que la Policía tiene en otros países, porque somos los que sabemos. Por ejemplo, ahora que se va a implementar la semaforización electrónica en Bogotá habrá un centro de comando, pero en este no estaba previsto que participara la policía. Este centro debe estar liderado por un Oficial Superior de la Policía de Tránsito que pueda tomar decisiones dados su conocimiento y experiencia. Ya parece que tendremos un sitio en esa tarea, afortunadamente.

Los tramos más accidentados
Según datos del Sistema de información estadística vial (Sievi), se pudieron establecer los tramos viales del país que mayor accidentalidad presentaron entre enero 1 y junio 2 de este año (ver infografía). Durante este mismo periodo, también han fallecido 861 motociclistas en accidentes de tránsito en todo el país.

'Hay que cambiar la actitud'

'Hay que cambiar la actitud'

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.