Hace 125 años se realizó el primer 'paseo' en automóvil. Una mujer hizo la prueba de ruta

El 5 de agosto de 1888, Bertha Benz, esposa del ingeniero alemán Karl Benz realizó el primer recorrido de larga distancia con un vehículo motorizado, el Patent-Motorwagen Typ III. Historia.

Redacción Motor

10:21 p.m. 06 de agosto del 2013

Pensando que era una de las pocas personas que confiaba en el proyecto del ingeniero alemán, Bertha Benz quiso demostrar la fiabilidad del vehículo que había desarrollado su esposo Karl, un 5 de agosto de 1888.

Carl Benz había trabajado muy duro en el asunto, pues en 1883 empezó construyendo mecánicas en Mannheim y para principios de 1886 solicitó al Gobierno alemán una patente para su triciclo, que puede ser considerado el primer vehículo motorizado de la historia.

En manos de su esposa Bertha, la máquina de Karl pudo tener su primer ‘test drive’ de largo aliento hacia el 5 de agosto de 1888. Por esos días comenzaban las vacaciones y Bertha las aprovecharía para visitar a su madre, a casi 90 km de Mannheim.

Con el beneplácito de sus hijos, Eugen y Richard, en la madrugada de ese día sacaron sigilosamente el triciclo del garaje, llamado Patent-Motorwagen Typ III, y no lo arrancaron hasta estar lejos de la casa. Ya en marcha, se dieron cuenta de que ninguno sabía cómo llegar hasta Pforzheim, así que optaron por recorrer pueblos y caminos conocidos.

La prueba del triciclo de Benz se desarrolló sin problemas, pero al llegar a la ciudad de Wiesloch descubrieron que se agotó el combustible (ligroin, que sólo se vendía en farmacias), pero tuvieron la fortuna de encontrar una botica y pudieron recargar el vehículo.

Esa no fue la única molestia, pues la refrigeración del motor, hecha por el principio de termosifón (evaporación de agua), les obligaba a echar mano de cualquier fuente de agua que encontraban por el camino. De lo único que no sufrió ese viaje fue de pinchazos, pues las ruedas traseras eran aros de metal, mientras que la delantera era de caucho macizo.

El motor también empezó a tener problemas en las subidas, pues sus escasos 2,5 caballos de potencia no dieron para más; entonces Eugen y Richard tuvieron que bajarse con frecuencia a empujar.

Llegando a Wilferdingen la cuesta se empinó, pero con ayuda de dos lugareños logran darle al Patent-Motorwagen un último empujón para que coronara la meta de Pforzheim, destino al que llegaron al atardecer.

Para este momento Karl ya ha recibido noticias de la prueba a través de un telegrama y pocos días después iniciaron el viaje de regreso a Mannheim, usando una ruta más amable, casi en línea recta. Apareció entonces una nueva dificultad: el desgaste del revestimiento de cuero de las pastillas de freno, ¡que logran remendar en una zapatería en Bauschlott!

Bertha también hizo gala de su creatividad solucionando otro tipo de problemas, como limpiar con un alfiler el conducto del combustible o aislar un cable de encendido con una media en un viaje para la historia.

DATOS:
Vehículo: Patent-Motorwagen Typ III
Motor: monocilíndrico de 4 tiempos y 1.660 cc
Potencia máxima: 2,5 caballos a 500 rpm
Carburador: Benz
Refrigeración: sistema de agua y sifón térmico
Dirección: de piñón y palanca
Transmisión: dos discos fijos y dos velocidades adelante, operados manualmente a través de una palanca para mover la correa de un disco a otro.
Suspensión delantera: de tenedor
Suspensión trasera: eje rígido y resortes elípticos
Peso: 360 kg
Depósito: 4,5 litros en el carburador
Velocidad máxima: 16 km/h
Consumo aproximado: 10 litros/100 km

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.