Hace 45 años Mercedes-Benz tuvo una van eléctrica

La LE 306 estuvo entre los desarrollos de la compañía mucho antes de que la Vision Van concept fuera revelada y anticipara el futuro eléctrico.

Por Redacción Motor

12:26 a.m. 06 de marzo del 2017
01 ele

La van LE 306 estuvo entre los desarrollos de Mercedes-Benz mucho antes de la Vision Van concept.

Mercedes-Benz, uno de los líderes tecnológicos de la revolución eléctrica que hoy inquieta a la gran mayoría de los fabricantes, planteaba en 1972 los inicios para su desarrollo.

02 ele

.

Hace 45 años, en el simposio Electric Vehicle Study Days de la Unión Internacional de Productores y Distribuidores de Energía Eléctrica, la empresa alemana presentaba su van LE 306. Ese mismo año, varios prototipos del vehículo se utilizaron en los Juegos Olímpicos de Múnich (1972) bajo el lema “Mercedes-Benz amigable con el ambiente gracias a la conducción eléctrica”.

La van LE 306 estuvo basada en las furgonetas de producción L 206/207, de diésel y gasolina respectivamente, y su desarrollo contó con el apoyo de las empresas Kiepe (controlador eléctrico) y Varta (proveedor de baterías).

03 ele

.

La potencia del motor oscilaba entre 35-56 kilovatios (47-75 caballos) y la batería de 144 voltios, 860 kilos, 22 kilovatios-hora, suplía la energía eléctrica para que la furgoneta transportara hasta una tonelada y pudiera ser conducida entre 50 y 100 kilómetros, a velocidades de hasta 80 kilómetros por hora. Al igual que los vehículos eléctricos modernos, la LE 306 podía regenerar la energía durante el frenado y almacenarla para su uso posterior.

04 ele

.

Solo hasta 1980 el fabricante alemán desarrollaría dos sucesores de la LE 306. La furgoneta postal 307 E con autonomía de 70 km, y la intermunicipal 308 E en 1988. Para la siguiente década, Mercedes ofrecería versiones eléctricas de la Sprinter y la Vito con autonomía de hasta 150 km. El año pasado presentó su desarrollo más reciente, la van eléctrica Vision Van.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.