50 años después, el mismo carro repite récord

El carro y la carrocería son los mismos que lo intentaron hace medio siglo en la ‘pista’ del desierto salado de Bonneville, Estados Unidos.

Revista Motor

02:57 p.m. 21 de agosto del 2018
Challenger II

Challenger II

Un auto con impulsión convencional y dos motores de pistón de 2.500 caballos cada uno apuntó un nuevo récord de velocidad para su tipo en esta ‘pista’.

Hay un nuevo récord de velocidad en tierra: 718 kilómetros y algunos metros por hora. La cifra no suena aterradora si recordamos que ya se han visto vehículos sobre ruedas caminar a mayor de la velocidad del sonido, lo cual se creía imposible, y hay una empresa inglesa en busca de mucho más.

Challenger II

.

Pero esta marca tiene varias peculiaridades que la acercan algo más a esa realidad.

Primero, se trata de un automóvil cuyas cuatro ruedas son motrices, es decir, están mecánicamente unidas al motor, al contrario de los otros aparatos que se mueven con poderosas turbinas de aviones de combate.

Usa dos motores –uno para cada tren de ruedas– Hemi V8 con nitro que aportan 2.500 caballos de potencia por unidad y se conectan a través de dos cajas de tres velocidades cada una. Se trata de bloques de motor secos, sin agua ni radiadores, cuyo enfriamiento lo garantiza el mismo combustible. En la parte delantera lleva dos tanques, cada uno con 30 galones llenos con nitrometano, y el peso del aparato, que mide unos 10 metros de largo, es de 5.700 libras. Los motores están colocados detrás del piloto y enfrentados longitudinalmente. En cada pasada consumió 30 galones.

Challenger II

.

La tercera curiosidad es que se trata del mismo vehículo en el cual el célebre Mickey Thompson, padre de Danny –el nuevo ‘récord man’–, intentó la marca hace 58 años y llegó a 650,5 kph, pero no fue válida porque no completó el segundo intento en sentido contrario, como lo exigen las normas para homologar. El Challenger I usó en ese entonces cuatro motores supercargados de Pontiac.

Mickey y su esposa fueron asesinados en 1988, de lo cual acusaron a un socio de sus negocios, y sus carros y sus marcas pasaron al olvido hasta hace ocho años cuando su hijo decidió volver por el récord, con algunas reformas de seguridad en el vehículo, pero con la misma carrocería y aerodinámica, que es otro punto sorprendente.

Challenger II

.

El Challenger II logró su cometido el pasado 13 de agosto no sin antes poner en pánico a su conductor, pues a velocidad tope empezó a moverse peligrosamente y solo la habilidad del piloto lo mantuvo en trayectoria.

DATO

La carrocería de la época está formada por 68 paneles de aluminio moldeados a mano y sostenidos por botones Dzus de seguridad. Las llantas las hicieron en Mickey Thompson, y apenas tienen cerca de un milímetro de caucho para evitar la deformación a esa velocidad.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.