Seguridad: ABS en dos ruedas

Si en automóviles el sistema de frenado antibloqueo es importante, en motocicletas su funcionamiento es vital para la seguridad.

Redacción Vehículos

12:46 p.m. 04 de mayo del 2018
ABS en dos ruedas

ABS en dos ruedas

Según un estudio realizado por la firma Bosch en Alemania e India, un cuarto de los accidentes que involucran motos podrían ser evitados si todas equiparan de serie frenos con sistema antibloqueo (ABS). Este sistema, que en vehículos de cuatro ruedas juega un papel importante en la seguridad, en los de dos ruedas puede marcar la diferencia entre un susto y lesiones letales.

El funcionamiento básico de este sistema es prácticamente igual en una moto que en un carro. Un sensor de velocidad ubicado en ambas ruedas de la motocicleta monitorea la velocidad de cada una y, si al momento de frenar detecta un bloqueo, este es evitado al ajustar la presión. La acción se realiza sin afectar el desempeño del frenado y permitiendo maniobrar la moto si se necesita, por ejemplo, esquivar algo.

Buscando reducir costos también se han desarrollado sistemas con antibloqueo únicamente en la rueda delantera, que es la que aporta el 70 por ciento de la fuerza del frenado y la que representa mayor riesgo en caso de un bloqueo. En algunos de estos casos también se encuentra un sensor en la rueda trasera, pero no por eso se tiene antibloqueo allí también: su razón de ser es enviar más información a la ECU del sistema para modular aún mejor la presión de frenado y prevenir que la rueda trasera se levante.

Claramente este tema de costos es la primera razón por la cual la implementación de este sistema no se ha masificado a nivel mundial (aunque en Europa, por ejemplo, desde enero de 2016 todas las motos de 125 cm3 o más deben equiparlo de serie obligatoriamente), pero poco a poco hemos visto cómo en Colombia aparecen motos de menores cilindradas con este sistema.

ABS en dos ruedas

.

La Pulsar NS 200, uno de los modelos de mayor éxito en el país, se ofrece con la opción de ABS en la rueda delantera. Sin este sistema su precio es de ocho millones de pesos, y la versión que lo incorpora (además de la alimentación por inyección) cuesta un millón de pesos más. La scooter Yamaha Nmax también se ofrece en versiones sin y con ABS (en ambas ruedas), la primera en 8.6 millones y la segunda en 9.9 millones.

Un poco más arriba en precio la Honda CBR 250 R también se encuentra disponible en versiones con y sin ABS. Por 11.5 millones de pesos se puede acceder a su versión básica y como año-modelo 2016, en tanto que la versión con ABS ya está disponible como año-modelo 2018 en 15 millones de pesos.

Pero TVS será la marca que ponga la pauta en este apartado pues durante la Feria 2 Ruedas que se realiza este fin de semana en Medellín, presentarán la RTR Apache 180 con ABS en ambas ruedas. Costando cerca de un millón más que la versión convencional, será la más barata del mercado (unos 6.3 millones) con este sistema.

ABS en dos ruedas

.

Tras varias prórrogas que se terminaron midiendo en años, finalmente desde el pasado 1 de enero los vehículos nuevos que se vendan en el país deben equipar frenos con ABS (entre otros elementos), un primer paso que debería sentar el precedente para implementar la misma medida con las motocicletas. Incluso, exigir asistentes como el frenado combinado (CBS) ya sería un avance importante, más cuando tanto se habla de la accidentalidad de motociclistas.

Como vemos, la diferencia en el precio final para el comprador entre un mismo modelo de moto que equipe o no frenos con ABS no es tan significativa como se creería y sí se traduce en un costo adicional que realmente vale la pena. La rapidez de su implementación masiva en el país dependerá no solo de las marcas sino también de la exigencia que hagan los compradores.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.