Alarmas vehiculares: ¿útiles o “pura bulla”?

Sistemas antirrobo como estos no son del todo infalibles y la prevención de los propietarios sigue siendo el más efectivo. 

Redacción Vehículos

03:13 p.m. 10 de junio del 2016
Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

La alarma de un vehículo sonando en la calle hace mucho pasó de ser una alerta a tan solo uno de los tantos contribuyentes de la contaminación auditiva de las ciudades. Su funcionamiento es fácilmente vulnerable por el ladrón (quien simplemente corta el cable de la bocina) y a menos que el propietario del vehículo esté cerca, no es mucho lo que se pueda hacer para evitar el robo.

No es entonces de extrañar que diferentes fabricantes, así como empresas independientes, se hayan dado a la tarea de desarrollar otro tipo de sistemas como las llaves codificadas o encendidos con clave, pero a la hora de la verdad tampoco es que sean tecnologías infalibles.

Los encendidos con clave pueden ser reemplazados relativamente fácil por los ladrones, quienes una vez hacen el cambio encienden el vehículo sin problema, y aunque las llaves codificadas son más seguras, se recomienda no dejarlas en parqueaderos sospechosos pues podrían ser duplicadas.

Y ni hablar de las palancas que bloquean el timón, o los seguros de espejos y pernos de seguridad. Claro, la calidad de los mismos suele verse reflejada en su efectividad, pero tampoco son del todo confiables.

En el caso de las alarmas, algunos estudios (aunque ya algo viejos) realizados en Estados Unidos demostraron que entre el 95 y 99 por ciento de las veces en que “se disparan” solo fueron “falsas alarmas”, y que los vehículos equipados con estas no mostraron una reducción en el índice de robo.

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

En un ámbito más local las cifras parecen respaldar este comportamiento. De acuerdo al concejal Germán García en un debate a finales de marzo pasado en Bogotá, en lo que iba corrido del año hasta ese momento el robo de vehículos había aumentado en un 12 por ciento respecto a 2015. El reporte de vehículos robados ascendía a 402 unidades.

Y por supuesto que las motocicletas y bicicletas no se salvan, pues resultan aún más fáciles de hurtar, ya sea amenazando a los propietarios o simplemente “cargándoselas”.

Según el mismo reporte mencionado, el robo de motos registró un aumento de 507 a 516 unidades en ese mismo periodo.

Las más recientes cifras totales sobre hurto de vehículos se encuentran con Fasecolda, que si bien solo incluyen a aquellos que estén asegurados, dan un buen acercamiento a la situación real.

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

En 2015 registraron un total de 5.574 vehículos hurtados, que representó una caída del 12.4 por ciento respecto a las 6.360 unidades que se reportaron en 2014. Esto se logró gracias a los descensos en ciudades como Bogotá (7.88 por ciento), Medellín (10.77 por ciento) y Bucaramanga (2.5 por ciento), aunque en ciudades como Cali y Barranquilla hubo importantes aumentos, de 21.58 y 7.46 por ciento, respectivamente.

Pero no hay que ir a extremos, pues hasta cierto punto las alarmas, al combinarse con otros métodos antirrobo, pueden llegar a “espantar” a algún ladrón novato o incluso alertar a un policía que se encuentre cerca.

La marcación de las partes del vehículo también desincentiva el hurto, pues al momento de venderla en el mercado negro esta tendrá un precio inferior a una idéntica que no lleve la marcación.

Sin embargo, es bien sabido que no todos los robos ocurren cuando se dejan los vehículos estacionados en la calle sino que también hay métodos como el atraco, que según la policía es el segundo más común para el hurto de vehículos.

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

Alarmas: ¿útiles o “pura bulla”?

También son conocidas las estafas (en las que por ejemplo se montan fachadas de concesionarios falsos y ofrecen vehículos a precios muy tentativos), robos de partes, “gemeleo” y autorrobo, entre otras.

Por encima de todo hay que tener en cuenta que el robo de vehículos y autopartes se da como respuesta a la demanda que hay por esas mismas piezas que han sido perdidas o dañadas en caso de un choque, o que han sido robadas. No es de extrañar que al buscar alguna pieza específica, se encuentre la misma que fue robada.

Recomendaciones

*Evite dejar el vehículo estacionado en la calle y en lo posible haga uso de los diferentes parqueaderos públicos.

*De ser posible, realice la marcación de las partes del vehículo.

*Si su vehículo es robado (sin importar el método), dé aviso a la Policía en la línea 123 o al número telefónico del cuadrante a la mayor brevedad posible, dando todos los datos posibles del auto.

*Las denuncias se deben hacer en la Unidad Investigativa Automotores de la SIJIN-MEBOG y deben ser instauradas por la persona que tenía el vehículo al momento del robo, así no sea el propietario.

*Cuando se recupera un vehículo que fue robado, se debe acudir a la Fiscalía con todos los documentos que certifiquen la propiedad.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.