Alerta por aumento de infractores jóvenes al volante

Según las estadísticas del Runt, entre 2016 y 2017 se incrementó en un 23 por ciento el número de comparendos impuestos a menores de edad en Bogotá.

Redacción Vehículos

08:30 p.m. 19 de julio del 2018
Crece el número de comparendos a menores de edad.

Crece el número de comparendos a menores de edad.

A propósito de la presencia de menores de edad en los llamados ‘piques ilegales’, –una mezcla de velocidad, alcohol y drogas–, denunciada por vecinos de diferentes sectores de Bogotá, esta semana también se prendieron las alarmas sobre el aumento de las infracciones de tránsito cometidas por jóvenes al volante.

Según las cuentas del concejal Rolando González, entre el año 2016 y 2017 se incrementó en un 23 por ciento el número de comparendos impuestos a menores de edad en Bogotá. “Son más de 7.000 menores que en los dos últimos años han sido multados por las autoridades de tránsito por cometer todo tipo de infracciones”, dijo González.

En el 2016 se impusieron 2.683 comparendos a conductores con tarjeta de identidad, en el 2017, 3.301 y entre enero y mayo de este año van 1.295 comparendos a conductores con este tipo de identificación.

Aunque esta cifra es poco representativa frente al número total de comparendos que se hacen en Bogotá cada año (2016, 553.757; y 2017 696.089), para González esta situación es preocupante y hay que evitar que se salga de control, por lo cual llama la atención de la Secretaría de Movilidad por el comportamiento de los adolescentes.

Crece el número de comparendos a menores de edad.

.

“Es preocupante que nuestros jóvenes estén aprendiendo a manejar desobedeciendo las normas de tránsito, generando una cultura de incumplimiento, exponiendo sus vidas y las de los demás actores viales. Manejar es una responsabilidad y debe ser asumida como tal, no observamos ninguna campaña de la Secretaría de Movilidad al respecto”, afirmó el concejal.

El problema no es solo el aumento de las infracciones, sino que a su vez incumplir las normas de tránsito trae como consecuencia el incremento de los siniestros viales. Entre enero y mayo de este año ocurrieron en Bogotá 15.143 accidentes de tránsito de los cuales 4.969 dejaron lesionados; 204 víctimas fatales y 9.970 ocasionaron solamente daños a vehículos.

El 31 por ciento de los accidentes fue causado por no mantener la distancia de seguridad, 19 por ciento por adelantar cerrando, 12 por ciento por desobedecer señales de tránsito y 3 por ciento por pasarse un semáforo en rojo (Ver requisitos para la licencia).

Crece el número de comparendos a menores de edad.

.

“Todos estos comportamientos evidencian un incumplimiento de las normas de tránsito”, dice González, quien les pidió a los padres de familia mayor responsabilidad y control de este tipo de situaciones.

¿Cómo controlarlos?

Un documento de la Organización Para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) del 2004 ya desnudaba los problemas y planteaba soluciones para controlar los siniestros de tránsito ocasionados o en los que estaban involucrados conductores jóvenes.

Una de las propuestas básicas por parte de diferentes autoridades en el mundo era la de prohibirles a los conductores menores manejar en las horas de la noche y hacer más exigentes las pruebas de alcoholemia.

Crece el número de comparendos a menores de edad.

.

En su momento la OCDE pidió que las condiciones de obtención de la licencia para vehículos de dos ruedas “deberían ser lo suficientemente restrictivas”. Aumentar los niveles de prácticas con supervisión antes de obtener la licencia, someter a los jóvenes a un periodo de prueba y recomendó como mínimo 50 horas de práctica previa.

Por otra parte, estudios realizados por Goodyear en 19 países arrojaron que más de la mitad de los padres están a favor de la instalación de ‘cajas negras’ en el interior de los carros para controlar la velocidad y la conducta que tienen al volante sus hijos.

Ese no es un problema menor. Una encuesta realizada en Estados Unidos por Harris Poll para Chevrolet, mostró que más padres con adolescentes se preocupan más por sus hijos conduciendo (55 por ciento), que por cualquier otra área de estrés, incluyendo las drogas y el alcohol (52 por ciento), la actividad sexual (49 por ciento) y el desempeño académico (53 por ciento).

Crece el número de comparendos a menores de edad.

.

Esto llevó a Chevrolet a instalar la tecnología Teen Driver en 10 de sus vehículos, camionetas y SUVs 2017. Teen Driver incluye una tarjeta de informe en el vehículo que muestra cómo condujo el adolescente y provee una manera para que los padres discutan mejores prácticas de conducción con sus hijos.

Las nuevas tecnologías como las cajas negras, aplicaciones, llaves inteligentes y los sistemas de bloqueo anti alcohol ofrecen una gran ayuda en la conducción segura que puede ser controlada por los padres.

Crece el número de comparendos a menores de edad.

.

Licencia de tránsito para menores de edad

En Colombia la edad mínima para empezar a conducir legalmente es a los 16 años, según el artículo 19 de la Ley 769 de 2002 (Código Nacional de Tránsito, CNT).

Para obtener la licencia de conducción los menores deben saber leer y escribir y tener una autorización autenticada en la que los padres se hacen cargo de la parte civil y penal del joven.

Además, piden fotocopia del documento de identidad, fotos, certificado de la escuela de conducción en la cual el menor de edad se haya presentado y realizado el curso, aprobar exámenes teórico y práctico de conducción para vehículos particulares y presentar el certificado de aptitud física, mental y de coordinación motriz, además de pagar los costos del trámite de la licencia.

En Bogotá los comparendos por alcoholemia bajaron hasta en un 60 por ciento

.

Así funcionan las ‘cajas negras’

Estas aparecieron hace unos 20 años en los vehículos a partir del mismo desarrollo que las hizo famosas en los aviones para encontrar los orígenes de las fallas y los siniestros aéreos.

Las ‘cajas negras’ vehiculares son obligatorias únicamente en los Estados Unidos (desde 2014), aunque muchos o la gran mayoría de los vehículos vienen dotados con un sistema de monitoreo permanente, conocido por su sigla EDR (Even Data Recorder).

El sistema EDR está en una caja del tamaño de una cajetilla de cigarrillos dispuesta casi siempre debajo del asiento del conductor o cerca de la unidad de control de bolsas de aire. Cuenta con varios sensores, un acumulador de datos, brújula, interface para analizar los datos externamente, una batería y un mini procesador.

Así, no solo el fabricante sino también las autoridades de policía y los jueces pueden acceder a datos vitales para conocer las causas de un accidente, como la velocidad exacta en el momento del impacto, revoluciones del motor, intensidad de frenado, funcionamiento de las ayudas a la conducción (ABS, ESC, ESP, etc.) y las fuerzas G generadas por la colisión.

Las ‘cajas negras’ también delatan el estilo o forma de conducción y pueden determinar si se utilizaron o no los cinturones de seguridad, la velocidad y tiempo de inflado de las bolsas de aire, actuación de los pretensores de los cinturones de seguridad y el ángulo de giro del volante, entre otros datos valiosos.

Cabe mencionar que en los autos dotados con GPS, el EDR registra con toda precisión la localización geográfica del sitio del accidente.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.