El Amphicar. Un modelo confiable en tierra y agua

Aunque fue construido en Alemania, su estilo emula los autos americanos de la década de 1960. Se comportaba muy bien en agua, así como en tierra firme y fue considerado uno de los autos más ingeniosos

Redacción Motor

08:31 p.m. 03 de junio del 2014

Vea algunas imágenes del Amphicar

Introducido en el mercado de los Estados Unidos en 1961, el Amphicar amplió el concepto de vehículo todo terreno, al posar también como un artefacto acuático. Tenía un motor Triumph de 1.147 cc y cuatro cilindros que canalizaba la potencia de 43 caballos a través de una transmisión única que movía las ruedas y un par de hélices en la parte trasera.

El Amphicar tenía 4,26 metros de largo y pesaba un poco más de una tonelada con el tanque de 13 galones lleno. En carretera superaba los 112 km/h, mientras que en el agua podía hacer un poco más de siete nudos y el volante de dirección movías las ruedas delanteras, aún en la configuración acuática.

De su diseño se puede decir que no tenía término medio; los conductores lo amaban o lo odiaban. Incluso la revista Time se inclinó por la última categoría, describiéndolo como “un vehículo que prometía revolucionar el ahogamiento”. Por otro lado, sus admiradores hicieron grandes esfuerzos para mostrar lo que esta pequeña máquina podía hacer. Para 1965, dos Amphicar desafiaron con éxito el poderoso río Yukon en Alaska, y en 1968 otro par cruzó el Canal Inglés a pesar de los vientos huracanados y las olas de seis metros.

DATOS:
Algunos propietarios del Amphicar lo describían como “el auto más rápido en el agua y el barco más rápido en carretera”.

Posiblemente el mayor fan del Amphicar era el presidente Lyndon Johnson, quién solía utilizarlo para bromear con los visitantes de su rancho. Él los llevaba a dar un paseo en tierra a bordo del auto y luego pisaba el acelerador rumbo al lago y gritando que iban sin frenos, entonces se sumergían.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.