Las aseguradoras detectaron intentos de fraude al SOAT por $86 mil millones de pesos en 2014

Estos fraudes fueron realizados por algunas IPS que intentaron realizar cobros irregulares por los servicios que prestan de atención médica. El monto correspondía al 10% de los desembolsos anuales.

Redacción Motor

04:19 p.m. 14 de mayo del 2015

Aunque, año tras año, cada vez son más los propietarios de vehículos y motocicletas los que son concientes de la importancia del SOAT y lo adquieren, el gremio de las aseguradoras, Fasecolda, presentó un informe en el que se detectó que durante 2014 hubo intentos de fraude desde algunas IPS (Instituciones Prestadoras de Salud) al seguro obligatorio (SOAT) por más de 86 mil millones de pesos.

Este valor corresponde al 10 por ciento de los desembolsos que se realizaron el año pasado y agrupan a más de 215 mil reclamaciones irregulares que estaban en proceso pero que se detectaron a tiempo. De estas el 83 por ciento pretendían afectar la cobertura de gastos médicos y el 17 por ciento a gastos de transporte, como los principales intentos de fraude.

Entre los hechos que se encontraron para engañar al SOAT en materia de gastos médicos se encontraron cinco principales fuentes de engaño. Entre estos están la atención de personas por eventos diferentes a accidentes de tránsito. Ejemplos: una señora que se tropieza en el andén, se golpea la cabeza y la institución prestadora de servicios de salud, IPS, reclama los gastos médicos como accidente tránsito o un accidente de trabajo sin cobertura en riesgos laborales que pretende ser atendido de igual forma.

También quedaron evidenciados cobros duplicados a las aseguradoras. Este es el caso en el que una IPS reclama los gastos médicos a dos aseguradoras distintas por la misma víctima de accidente de tránsito. Incluso, se llegaron a detectar más de 3.000 casos en los que dos IPS reclamaban a compañías distintas por la atención de un mismo paciente, que se accidenta en municipios distintos el mismo día.

Algunas IPS estaban cobrando por servicios no prestados. Por ejemplo, procedimientos médicos, radiografías, exámenes de diagnóstico que no se realizaron, o supuestas estancias en una IPS cuando la atención fue solo de urgencias.

Sobrecostos en atención. Estos tiene que ver con la existencia de diferencias inexplicables en los costos de las atenciones entre IPS por procedimientos similares y el cobro de medicamentos e insumos a precios superiores a los del promedio del mercado. Y por último, la utilización de pólizas falsas o adulteradas para la reclamación de una indemnización.

Debido a que el SOAT es un ramo particularmente regulado y supervisado, Fasecolda puso en conocimiento de la Superintendencias Financiera y de Salud estas anomalías, con el fin de fortalecer la estrategia en contra del fraude y evitar las graves consecuencias que estas acciones tienen en el mercado.

Como dato pertinente, la gran mayoría de estos intentos de fraude, unos 180.600 (84%), pretendían afectar la póliza correspondiente a una motocicleta.

DATOS
1. Durante 2014, el 90% de los pagos hechos por el SOAT correspondieron a gastos médicos.

2. En total se desembolsaron 912 mil millones de pesos para la atención de víctimas de accidentes de tránsito.

3. El 83% de las víctimas atendidas con cargo al SOAT sufrieron accidentes donde estuvo involucrada una moto.

El Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, SOAT, anualmente desembolsa cerca de $1 billón de pesos para garantizar la atención de más de 400 mil víctimas de accidentes de tránsito, y recauda recursos para el sector de la salud en una cuantía cercana a $1,5 billones con destino al Fondo de Solidaridad y Garantía, FOSYGA. Estos $2,5 billones constituyen el 13% del presupuesto requerido para financiar los gastos en salud a cargo de la Nación.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.