Las 'balas' de la Policía

Ford acaba de superar a todos los proponentes de carros y SUV para el uso de la policía de EE. UU. en severas pruebas de circuito y terrenos diversos.

Revista Motor

01:07 p.m. 16 de noviembre del 2016
Ford Interceptor

Ford Interceptor

Acelerar, correr, frenar, virar, llevar agentes, armas, equipos de socorro y de inteligencia son algunos de los elementos cuyo peso requiere una condición mecánica propia de un auto de carreras.

Las patrullas de la policía de los Estados Unidos, más allá de ser herramientas fundamentales de la autoridad (allá el pase es la cédula), son también una identidad de los estados por sus colores y diseños externos. Y más atrás de eso, las marcas que las proveen a la policía ganan prestigio cuando sus autos son escogidos después de rigurosas pruebas que, además, contemplan modificaciones importantes en la parte mecánica.

Los ‘interceptors’, o como acá les decíamos en la época en que llegaron patrullas de Estados Unidos con ‘motor de persecución’, deben desempeñarse en todas las condiciones de terreno y clima y ser capaces de alcanzar a los infractores a punta de motor y sirena.

Ford Interceptor

.

Ford acaba de ganar en las pruebas que hizo la policía de Michigan y de Los Ángeles en el óvalo de Fontana, que son realmente de velocidad y aceleración, con sus modelos SUV y automóviles, equipados con motores EcoBoost V8 y V6, respectivamente. El carro llegó a las 60 millas en 5.7 segundos y la SUV lo hizo en 6.05 segundos y logran las 100 millas en 13.62 y 16 segundos, respectivamente. Teniendo en cuenta su peso con todo el equipo que llevan, son cifras que desestimulan a cualquier prófugo.

Todos tienen impulsión permanente en las cuatro ruedas y pasan pruebas de choque frontal a 75 millas, lo cual está muy por encima de cualquier estándar internacional y les da garantías a los agentes que afrontan situaciones de alto riesgo en su trabajo.

Ford Interceptor

.

Seguridad pública

La configuración de una patrulla no es solamente mejorar y adecuar unos vehículos a sus condiciones de trabajo, sino también un asunto de seguridad pública para la ciudadanía y los agentes supeditados a desarrollar operaciones de alto riesgo. Por eso las pruebas no se remiten a cuentas de aceleración o velocidad, sino además de frenado severo, tenida y respuesta a la dirección, por lo cual una pista de carreras es indispensable para valorarlos. Además, pasan exámenes en todos los terrenos y en las más difíciles condiciones de hielo o arena, frío o calor.

DATO
“La mejor persecución es la que nunca se da”: Arie Groeneveld, director del programa de ingeniería para vehículos de policía de Ford.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.