La bandera a cuadros: un invento sin dueño. Historia

Hoy es el símbolo del cierre de una competencia y una señal universal en los deportes.

Revista Motor

05:05 p.m. 26 de agosto del 2015
La bandera a cuadros: un invento sin dueño

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

¿Dónde surgió? Hay algunas versiones, pero la única cierta es su aparición en la llegada de la Copa Vanderbilt, una carrera que se hizo en Long Island, Nueva York, en 1906. La foto muestra que la indicación no era muy clara, pues hay dos banderas en la meta. De su uso en Europa no hay datos.

Aunque es la más conocida y ansiada, la bandera a cuadros que se exhibe genéricamente en todo tipo de competencias, y no necesariamente deportivas, es la más antigua de todas, pero sus orígenes son inciertos.

Verde y rojo tienen un significado aparentemente lógico para controlar el flujo de gente o de vehículos. Verde es un color amable y expedito, pero el rojo es una evidente señal de prohibición. Su uso en los semáforos es universal, así como la colocación en los aparatos de tal manera que aún quienes confunden los colores puedan respetar las señales por su posición luminosa.

En las carreras de automóviles se han agregado otras banderas a la de cuadros, que debió ser la primera. La amarilla indica que hay problemas adelante, y dependiendo de sus movimientos se deduce la gravedad. La azul previene a los pilotos de alguna actividad a sus espaldas, que es generalmente la inminencia de un sobrepaso o la señal de que ha sido alcanzado.

Otras señales de trapo indican piso resbaloso, amonestaciones, última vuelta, y se repite el uso del verde o el rojo para indicar pista libre o carrera detenida, respectivamente. Poco a poco se han apoyado con luces correspondientes y en las categorías avanzadas tienen señales equivalentes en el tablero interno de los carros para que los pilotos no eludan su acatamiento, y pueden ser utilizadas cuantas veces sea necesario en una prueba.

Pero la de cuadros sale una sola vez y significa una sola cosa: fin de la competencia.

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

No tiene medidas especiales, la cantidad de cuadros no está definida y goza de la misma validez si es agitada o si está estática, aunque la emoción del cierre de una carrera y el saludo al ganador van usualmente expresados en el estilo y movimientos del juez a cargo. Tal vez la única regla que en algunos casos rige su geometría es que el cuadro negro siempre va en el extremo superior izquierdo.

Hay numerosos estudios sobre el origen de la bandera, y alguna vez durante unas pruebas de Porsche en la pista de Watkins Glen, Estados Unidos, cayó en mis manos un folleto escrito por el historiador Fred Egloff (The origin of checker flag: A search for racing’s origin Holy Grail) y publicado por el International Motor Racing Research Center, que funciona en el vecindario del famoso circuito.

La tradición ha asumido que la bandera a cuadros surgió en las carreras de caballos que eran muy populares a finales del siglo XIX en Estados Unidos. Eran fiestas locales que se interrumpían para que todo el pueblo pasara a manteles. Las señoras que preparaban las viandas convocaban a los asistentes a las mesas agitando los manteles cuadriculados que tradicionalmente adornaban las mesas. La señal significaba simultáneamente el final de las competencias.

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

Egloff sostiene que la bandera se hizo “oficial” durante los Glidden Tours que se organizaron en los años 1900 en ciertas partes de Estados Unidos para familiarizar a la gente con la llegada de los automóviles. La ruta tenía puntos de paso señalados con banderas a cuadros, y la autoría de este procedimiento se le concede a Sidney Waldon, empleado de Packard Motors.

De ahí en adelante la bandera a cuadros se convirtió en un signo universal, y si bien cobija siempre a los miles y miles de competidores que en cada deporte arrancan tras ella, solo significa la alegría para quien primero la ve. Punto donde nace otra tesis sin fecha: como las pruebas eran en caminos polvorientos, el trapo de cuadros era más visible. Lo es aún.

José Clopatofsky Londoño

Un símbolo

La bandera ajedrezada es un símbolo de velocidad o alto rendimiento y como tal forma parte del emblema de muchos automóviles sin distingo de marcas. Lo usual es mezclar un símbolo del modelo o casa fabricante con una bandera de cuadros.

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

A falta de una…

En 1980, el banderolo del Club de carreras de Estados Unidos (USAC), Duane Sweeney, cambió las costumbres al dar la llegada de las 500 Millas de Indianápolis con dos banderas simultáneamente. Desde entonces, muchas carreras de ese país se cierran con esta doble señal y cada juez tiene su propio estilo y acrobacias al usarlas.

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

La bandera a cuadros: un invento sin dueño

Noticias recomendadas

Más noticias

El BMW X2 se puso de moda en Milán

Aunque el nuevo BMW X2 todavía no sale al mercado, el futuro integrante de la familia BMW X ya se dejó ver camuflado en la selva urbana. Adelanto.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.