El relojero Bell & Ross diseña un deportivo fuera de serie

Después de participar en el diseño de la motocicleta B-Rocket en 2014, este año la suiza Bell & Ross presenta un impetuoso concept car.

Por Redacción Motor

11:16 a.m. 29 de marzo del 2016
01 br

Su carrocería es de fibra de carbono y ajusta en la balanza tan sólo 1.320 kilos.

Este súper deportivo concept se llama Aero GT y fue desarrollado por el diseñador Bruno Belamich, quien trabaja para la relojera. El vehículo, al igual que los exclusivos relojes Bell & Ross, se inspiró en los aviones de combate y también en el Ferrari 250 GTO.

Es una pena que Bell & Ross no tenga planes para construir un auto de este tipo, pero eso no fue impedimento para que la empresa imaginara como sería su primer modelo de cuatro ruedas.

02 br

Su carrocería es de fibra de carbono y ajusta en la balanza tan sólo 1.320 kilos.

Según la compañía, el Aero GT es un deportivo biplaza con motor V8 biturbo y 4,2 litros, que produce 610 caballos de potencia, puestos en las ruedas traseras mediante una caja de cambios de doble embrague de ocho velocidades.

Especulando, gastaría 2,9 segundos en ir de cero a 100 kilómetros por hora; el kilómetro lo recorrería en 19,8 segundos y llegaría a una velocidad máxima de 313 kph.

Su cuerpo guarda semejanza con el Porsche 918 Spyder y el Fenyr SuperSport. También evoca a un avión de combate su techo de vidrio, imitando la cabina. Tiene una aleta trasera a modo de ‘ala estabilizadora’ y tubos de escape que parecen turborreactores. Los rines parecen turbinas, y los espejos laterales se asemejan a los estabilizadores.

03 br

Su carrocería es de fibra de carbono y ajusta en la balanza tan sólo 1.320 kilos.

Las formas del Aero GT son precisas y agudas, y también dieron origen a dos modelos de Bell & Ross: BR 03-92 y 03-94 Aero GT, de los que se construirán sólo 500 unidades.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.