Bertha Benz: un viaje histórico sobre ruedas

Bastó un recorrido de 194 km para que el automóvil empezara a ser visto con otros ojos.

Redacción Vehículos

11:31 a.m. 17 de marzo del 2016
Bertha Benz

Bertha Benz

Es bien sabido que en sus inicios el automóvil era visto apenas como una moda pasajera e incluso como un invento peligroso, pero la iniciativa de una mujer lo pondría, literalmente, a andar.

Nacida el 3 de mayo de 1849 en Pforzheim, Alemania, Bertha Ringer se casó a sus 23 años con Karl Benz, a quien ya había apoyado como inversora en algunos de sus proyectos.

Para 1888, Karl ya había terminado y patentado su automóvil, pero el poco conocimiento de unos al respecto y la poca fe de otros tantos, le tenían puesto el freno de mano al proyecto.

Con la idea de cambiar la opinión de los escépticos, a escondidas de su esposo, en agosto de 1888, Bertha tomó el Patent Motorwagen y en compañía de sus hijos mayores, Richard y Eugen, salió de Mannheim con Pforzheim como destino, su lugar de nacimiento y hogar de su madre.

Bertha Benz

Bertha Benz

El viaje no fue fácil, pues además de que no se contaba con vías adecuadas, el vehículo estaba en plena fase de desarrollo y por lo tanto los problemas “mecánicos” no faltaron. Pero con la ayuda de sus hijos, de algunas personas en el camino y, por supuesto, de su inquebrantable decisión y convicción, Bertha arribó a casa de su madre poco después del atardecer del mismo día en que había partido.

Aunque no podemos imaginarnos la sorpresa que debió sobrellevar a Karl cuando recibió el telegrama de su esposa, contándole dónde estaba y cómo había llegado hasta allí, sin duda la sorpresa de la gente que vio pasar a esa extraña máquina movida por sus propios medios (o a veces empujada por dos jóvenes de 13 y 15 años) se convirtió en la más clara muestra de que el automóvil sí podría servir para algo.

Los desarrollos y evolución general del automóvil vendrían con el tiempo y los fabricantes que irían apareciendo en el camino, pero sin duda alguna el viaje de esta mujer puso a andar el automóvil... Y de paso las multas, pues al exceder el recorrido máximo de un kilómetro que le habían autorizado a Karl, la oficina de patentes no tuvo más remedio que “partirla”.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.