Bizzarrini Manta, el 'hoyo en uno' que Italdesign marcó en su nacimiento

El diseño de este 'concept' llamó la atención de su época y dio origen a la reputación de Italdesign. Después pasar por muchos departamentos de diseño, Giugiaro brillaría como 'solista'. Repaso.

Redacción Motor

07:21 p.m. 30 de abril del 2014

 Algunas fotos del Bizzarrini Manta 1968 de Italdesign

No siempre los primeros intentos se traducen en éxitos, pero a veces una buena estrella acompaña tales acontecimientos.

Precisamente eso fue lo que le sucedió a la firma Italdesign Giugiaro, estudio de diseño fundado el 13 de febrero de 1968. En ese mismo año, el 11 de marzo en el Salón de Turín y casi 40 días después de su nacimiento, presentó con orgullo su primer diseño, el Bizzarrini Manta concept.

Giorgetto Giugiaro plasmó en el papel todas sus ideas respecto a este concepto, con la experiencia y madurez otorgada por años trazando proyectos en las oficinas de diseño de Fiat, Bertone y Ghia. Entonces fundar su negocio, creando Italdesign.

Viendo la figura del Bizzarrini Manta, su techo parece interminable; comenzando en la punta de la defensa delantera y fluyendo con gracia en un arco hasta el final de la defensa trasera, albergando el parabrisas a 15 grados. El frente oculta ocho faros, cuatro a cada lado y un capó casi inexistente, ofrece una amplia rejilla de lado a lado.

Otro detalle que llamó mucho la atención del modelo fue la disposición de sus asientos, tres en la misma fila, con el piloto ubicado en el centro –idea que más tarde reciclaría el McLaren F1–.

Giorgetto Giugiaro se encargó de los detalles más visibles, mientras su ingeniero jefe, Giotto Bizzarrini, trabajaba en el chasís. El auto fue construido sobre un chasís Iso Grifo Competizione modificado y recibió un motor V8 Chevrolet de 5,4L que suministraba 355 caballos de potencia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.