BMW y Boeing trabajarán en conjunto para mejorar la fabricación de la fibra de carbono

La firma alemana utilizará este elemento sintético en modelos éléctricos como el BMW i8 y el i3, mientras que la estadounidense ya fabrica la mitad de la flota de los Boeing 787 con este material.

Redacción Motor

08:19 p.m. 13 de diciembre del 2012

El gigante automotriz alemán BMW y el fabricante de aviones estadounidense Boeing anunciaron un trabajo conjunto para mejorar el desarrollo, a partir del reciclaje, de la producción de la fibra de carbono.

Como se ha anunciado en las más recientes publicaciones de la Revista Motor (Ver enlace), la presentación de los últimos tres modelos eléctricos de la firma alemana, todavía en fase de prototipos pues llegarán hasta mediados del 2013, llevan una fuerte apuesta por una construcción ligera y resistente con aluminio, acero de alta resistencia y plásticos reforzados con fibra de carbono, un reto tecnológico bastante interesante, pues hablamos de tres vehículos (i8, i3 de 5puertas y el i3 Coupe) que van a ser fabricados en serie y con las más altas prestaciones.

De esta manera, el conglomerado germano pretende utilizar la mayor cantidad posible de material reciclado en la construcción de estos eléctricos, y para ello buscó un acuerdo de colaboración con el constructor de aviones Boeing, con la suficiente y amplia experiencia en el uso de este material, pues casi el 50 por ciento de su flota aérea incorpora esta fibra compuesta.

BMW afirmó que las dos empresas pretenden avanzar en la investigación sobre el reciclaje de fibra de carbono y en conocimientos sobre su fabricación y automatización.

El acuerdo intensifica la competencia entre BMW y su rival de patio Volkswagen, que ya tiene una colaboración con Boeing a través de su unidad italiana de autos deportivos Lamborghini en donde hace años aplican este novedoso y resistente material.

El año pasado, BMW trató de extender su influencia sobre el fabricante de fibra de carbono SGL Carbon luego de que VW acumulara una participación en la firma. Meses después BMW y SGL terminaron construyendo en conjunto una nueva planta de fibra de carbono en Washington, la cual ha arrojado interesantes resultados.

La fibra de carbono es un 30 por ciento más liviana que el aluminio y un 50 por ciento más ligera que el acero, lo que implica una ventaja crucial para ayudar a reducir el peso de los vehículos y las emisiones de dióxido de carbono asociadas al consumo de combustible.

Ver en este enlace: el carro eléctrico más pequeño de BMW

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.