¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

Por primera vez en años, la Nación, Cundinamarca y Bogotá empiezan a hablar el mismo lenguaje para resolver los problemas de infraestructura vial.

Redacción Vehículos

03:28 p.m. 06 de noviembre del 2015
¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

Durante la pasada campaña por la Alcaldía de Bogotá, el candidato y hoy alcalde electo, Enrique Peñalosa, seguramente ‘cautivó’ a muchos de sus electores a través de varios ‘renders’ en los que se podía ver un ambicioso plan de obras para mejorar la infraestructura vial de la capital.

Parques en el sur, autopistas subterráneas, transformación total de vías como la calle 13, las avenidas 68 y Boyacá, la carrera séptima en el norte y la ampliación de la Autopista Norte, entre otras obras, se pueden apreciar todavía en esas piezas publicitarias de la campaña Peñalosa en el portal de vídeos Youtube.

Pasada la euforia del triunfo y aterrizando en la realidad bogotana, que no es otra que un atraso en infraestructura vial de más de 40 años, lo que ahora los ciudadanos se preguntan es: ¿Qué tanto de realidad y qué tanto de fantasía hay en la propuesta de Peñalosa?

Para responder esa pregunta hay que mirar hechos que se han venido dando en los últimos meses y días que permiten ver una salida optimista al embudo en que se convirtió Bogotá en los últimos años. En esta oportunidad parecen haberse alineado ‘los astros’ para ello.

El primer hecho clave para resolver el problema radica en la llamada ‘voluntad política’ de tres actores que necesariamente tienen que ver con la solución: el Gobierno Nacional, el Departamento de Cundinamarca y el Distrito Capital.

En este punto las noticias son alentadoras para todos, pues el Gobierno Nacional a través del vicepresidente Germán Vargas ha venido impulsando varios proyectos viales para descongestionar el tránsito en Bogotá. Así mismo, el gobernador electo de Cundinamarca, Jorge Rey y Enrique Peñalosa y Vargas han tenido los primeros acercamientos con el fin de trabajar conjuntamente.

“Vamos a trabajar como un solo hombre, para que desde enero todas las iniciativas que hay puedan materializarse. Se aprovecharán estos dos meses para llevar los proyectos a factibilidad, aquellos que no la tenían, para definir prioridades y creemos que en el primer trimestre del próximo año podremos tener victorias tempranas”, le dijo el vicepresidente Germán Vargas a EL TIEMPO.

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

Un segundo elemento y que había sido una traba a lo largo de todos estos años es el de los recursos. Es bien sabido que por la vía de cobros de valorización o impuestos es difícil construir nuevas obras. Por un lado porque los recursos captados son insuficientes y, por el otro, por la corrupción que dejó obras inconclusas o mal hechas y un mal sabor en los bogotanos.

Hoy las Asociaciones Público Privadas (APP) son una herramienta fundamental para desarrollar obras y sus resultados se pueden apreciar en las nuevas carreteras llamadas 4G. Como dijo el presidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, CCI, Juan Martín Caicedo Ferrer, “por plata no hay que preocuparse porque la ponen los privados, el Distrito no saca un peso para las obras”.

Según el vicepresidente Vargas, este esquema es tan exitoso que ya hay nueve APP aprobadas en todo el país, con contratos celebrados y actas de inicio de obra y hay diez más en trámite. En esta modalidad la inversión supera los diez billones de pesos. Además, los bancos están contribuyendo y la semana pasada los fondos de pensiones decidieron participar en el financiamiento de estos proyectos.

Caicedo Ferrer también es optimista al respecto. “Veo con complacencia el hecho que la Ley de APP crea incentivos a particulares y está funcionando. Es satisfactorio que el mercado haya reaccionado favorablemente y haya un número de iniciativas aprobadas”.

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

Para descongestionar el tránsito de Bogotá se han propuesto 21 proyectos viales a través de las APP con inversión ciento por ciento de firmas particulares. Estos tendrían costos cercanos a los 12,5 billones de pesos.

En total, las vías proyectadas suman más de 420 kilómetros y lo que se sabe hasta ahora es que representantes de los mandatarios electos Jorge Rey y Enrique Peñalosa, así como técnicos de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) definirán cuáles de esos son prioritarios y de interés común para la Nación, Cundinamarca y el Distrito.

Al respecto, Caicedo Ferrer insiste en dos aspectos puntuales: primero, que los gobiernos nacional, departamental y distrital estén de acuerdo; y, segundo, que las entradas a Bogotá y la construcción de la ALO deben ser obras de alta prioridad. “Coincidimos ciento por ciento con lo que se ha dicho en el sentido de que la prioridad son las entradas a la ciudad. Sobre las otras vías habrá que ve ver qué se plantea a la luz del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial”.

En cuanto al resto de obras sugeridas, el dirigente gremial sostuvo que hay que escoger algunas, para que no compitan entre sí. “No tenemos elementos de juicio para opinar porque hay que examinar variables como el tráfico, demanda y eso le corresponde a un organismo técnico.

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

Ahora, si se mira bien, la mayoría de estas iniciativas están planteadas en corredores ya existentes (las entradas a Bogotá) y no hay problemas de adquisición de predios. Aquí lo único que hay que tener claro es cuál va a ser el retorno de la inversión”.

En conclusión, las cosas están dadas o están alineadas de tal forma que Bogotá pueda salir del atolladero vial, una de las principales preocupaciones no solo de los conductores sino de los industriales y empresarios.

Y no hay que perder de vista que, por ejemplo, si con el viaducto de Soacha se podrá ingresar a Bogotá en 9 minutos, para ello habrá que pagar peajes. No solo para esta sino para el resto de vías. Ese es el famoso ‘retorno’ y el secreto que evita que el Distrito destine un peso de sus recursos para las obras.

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

¿Tiene Bogotá posibilidades de salir del atolladero vial?

La ALO, el proyecto con más ruido

Se habla de 21 proyectos de infraestructura vial para descongestionar a Bogotá a través de APP, que costarían un poco más de 12 billones de pesos, con una extensión de 421 kilómetros. Serían construidos exclusivamente con capital privado y permitirían, por ejemplo, que con el viaducto o autopista de segundo nivel en Soacha se ingrese a Bogotá en 9 minutos. El tráfico pesado no circularía por la avenida Boyacá, entraría por la avenida Villavicencio, y llegaría hasta la ALO.

El proyecto con mayor prioridad es la construcción de la ALO presentada por la APP Autopistas Urbanas SAS. Se ofreció una vía de seis carriles, de 54 kilómetros en el tramo sur, entre Canoas (Soacha) y la calle 13. Requeriría una inversión de 925.000 millones de pesos y tendría dos peajes nuevos. El tramo de la calle 13 a la 80, que fue rechazado por la actual administración costaría unos 645.000 millones de pesos. En el norte, la ALO llegaría al peaje de la AutoNorte y tendría viaductos para no afectar los humedales.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.