Bonneville Concept car ¿Automóvil o nave espacial?

Como si de ciencia ficción se tratara, este Bonneville Concept car revolucionó el diseño de su época y dejó una inspiración estilística para los futuros modelos de General Motors. Único.

Redacción Motor

10:14 p.m. 02 de marzo del 2015

Imágenes del Bonneville Concept Car

 La década de 1950 fue una época de gran movimiento industrial. Finalizando la II Guerra Mundial en 1945, Estados Unidos recibiría una gran cuota de avance tecnológico y los americanos imaginaban un futuro lleno de dispositivos increíbles como autos voladores y robots para las tareas domésticas.

La emoción surgida en esta década de vuelos espaciales, se avivó por el lanzamiento del Sputnik en 1957 y el desarrollo de aviones más rápidos y mejores. El diseñador Harley Earl influenciado por esta estética aeronáutica, plasmó en un par de concept cars para Pontiac su creatividad futurista. En el Motorama de GM en 1954, Earl reveló dos vehículos que bautizó Bonneville Special Concept Car, cuyas ideas de diseño e innovaciones aún hoy son considerados ingeniosas.

Todo su diseño sugería una temática aérea. Los faros delanteros iban ahuecados y cubiertos por un cristal; la persiana se perdía al interior del frente del auto, como si se tratara de la boca de un avión caza y las rayas de plata que adornaban el capó también alimentan de oxígeno a las tomas de aire. La parte trasera tenía unas gruesas aletas guardabarros y un par de salidas cromadas para el escape. Las luces redondas traseras también llamaban mucho la atención.

Su interior no desentonaba con el tema futurista. El tablero de instrumentos fue diseñado para parecerse a una cabina de jet, con un diseño muy elegante. Los indicadores fueron insertados en un tablero de metal cepillado y tanto el conductor como el único pasajero iban sentados en asientos de cuero con forma parabólica. La barra de cambios iba en la consola central, acompañada de algunas ranuras y frente al volante de tres radios, apartado de otros indicadores e instrumentos, iba un velocímetro de gran tamaño, cuya velocidad máxima era 190 kph.

El motor de este vehículo era un 8 cilindros en línea de 4.391 cm3, con detalles en cromo y pintado de tono carmesí. Era el motor más poderoso de Pontiac hasta ese momento y sólo se utilizó en este par de concepts.

Usaba un carburador de cuatro cuerpos, el mismo del Corvette 53 y una potencia estimada entre los 230 y 300 caballos. La transmisión era Hydramatic automática de cuatro velocidades.

La esencia de su diseño llegó a algunos modelos de producción. Las tomas de aire doble se utilizaron en el Firebird GTO del 67 y 68. Las persianas horizontales que adornaban los guardabarros se adoptaron para el Star Chier Bonneville 1957 y 1965 2+2. Y las aletas de la cola fueron usadas en los Pontiac 55 y 56.

El panel de instrumentos tipo nave espacial se usó en los Pontiac a partir de 1960.

En la actualidad, uno de los dos modelos es propiedad de Joseph Bortz de Highland Park, Illinois. El otro fue vendido a un comprador anónimo en una subasta de automóviles 2006, quien pagó 2,8 millones de dólares por él.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.