El Bucciali de 1932, en 'Autos de época'

Este sábado recorte el cupón que sale en EL TIEMPO y, más 22.900 pesos, reclámelo en almacenes o en centros de venta de EL TIEMPO Casa Editorial.

Redacción Vehículos

02:06 p.m. 10 de agosto del 2018
Bucciali de 1932

Bucciali de 1932

Pese a su corta trayectoria de apenas once años, la firma Bucciali se encuentra sin duda entre las empresas más audaces e innovadoras de la historia de la industria automotriz francesa en donde su modelo TAV3 8-32 es el más destacado.

Adelantándose a su tiempo, los hermanos Albert y Angelo Bucciali intentaron llevar al mercado un vehículo con tracción delantera, una gran innovación técnica hasta entonces experimental, la cual fueron puliendo hasta culminar con la concepción del TAV3 8-32 de 1932.

Bucciali de 1932

.

Jacques Saoutchik quien era famoso por la extravagancia de sus diseños, fue el encargado de darle forma a la carrocería del vehículo. Su compañía concibió cuerpos para Cadillac, Bugatti, Delahaye, Hispano Suiza o Pegaso, muchos de los cuales de líneas futuristas.

Las medidas de este modelo eran descomunales: medía más de seis metros de longitud, la distancia entre ejes era de más de cuatro metros, calzaba llantas de más de un metro de diámetro y su peso era cercano a las tres toneladas.

La baja altura del chasís, las enormes ruedas y el atrevido diseño de la carrocería hicieron del TAV3 8-32 uno de los autos más admirados en los salones en los que fue expuesto.

Bucciali de 1932

.

Los Bucciali se inclinaron por un motor Voisin V12 de 4,9 litros y 2 válvulas por cilindro, muy popular en Estados Unidos, mercado que seguían con atención y al cual tenían presupuestado llegar. Sin embargo debido a la Gran Depresión de la economía mundial, suscitada a inicios de la década del 30, vieron truncado ese propósito y la empresa acabó cerrando sus puertas en 1933.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.