El buggy de Schlesser, en la colección 'Dakar'

Para obtenerlo, recorte el cupón que sale este jueves 26 de mayo en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en almacenes o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

03:21 p.m. 25 de mayo del 2016
El buggy de Schlesser

El buggy de Schlesser

Diversos pilotos le han apostado a participar en el rally Dakar a bordo de buggies, pero solo el francés Jean-Louis Schlesser consiguió superar a sus rivales a bordo de un aparato de estas características cuando la competencia se corría en tierras africanas.

El piloto francés obtuvo la victoria en dos ocasiones consecutivas, 1999 y 2000, superando a grandes equipos rivales y oficiales como Mitsubishi, Nissan y Toyota, a bordo de una máquina construida por él mismo. Además logró ubicarse tercero en la versión del 2001, 2004 y 2007.

Para afrontar el Dakar, Schlesser siempre optó por un equipo y una asistencia reducida. En los años en los que contó con buenos apoyos y patrocinio (Total y Renault) destinaba parte de los ingresos, entre un 15 y un 20 por ciento, a un fondo de reserva para poder afrontar temporadas futuras, en la que los apoyos menguaran.

Cuando Schlesser decidió elegir por vehículo un buggy, tuvo que implementar varias modificaciones para contrarrestar importantes limitaciones técnicas, como disponer de tan solo tracción trasera.

El buggy de Schlesser

El buggy de Schlesser

El francés aprovechó inicialmente la ligereza del chasis tubular con paneles en fibra de carbono y kevlar y le incorporó un eficaz esquema de suspensiones de doble amortiguación, lo que convertía al buggy en un vehículo capaz de cruzar los terrenos más pedregosos y abruptos, como si se tratara de un 4x4 tradicional.

Adicionalmente, para conseguir más estabilidad, decidió emplear una mayor distancia entre ejes (tres metros), lo que permitía además colocar el motor en posición central, y optó por llevar el auto a la anchura máxima permitida por el reglamento (1.850 m).

En cuanto al motor, Schlesser decidió instalar el Renault V6 de 3.5 litros que entregaba una potencia de 260 caballos y le permitía rodar a 200 kilómetros por hora. Esta máquina estaba acoplada a una caja secuencial de seis velocidades.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.