¿Por qué no se cambian los aceites de la caja?

Durante muchísimos años, en el siglo reciente del automóvil se recomendaba y ordenaba cambiar los aceites de las cajas y las transmisiones de carros.

Revista Motor

12:59 p.m. 17 de julio del 2015
¿Por qué no se cambian los aceites de la caja?

¿Por qué no se cambian los aceites de la caja?

Inclusive la operación hizo genérico un nombre de marca, la ‘valvulina’, asociado a los lubricantes Valvoline. Hoy los fabricantes de dichos elementos no sugieren este mantenimiento y otros lo hacen. Innecesariamente y por curarse en salud, después de largos kilometrajes acumulados. Recientemente, de boca del propio vicepresidente mundial de ‘Power Train’ de General Motors, obtuvimos esta respuesta: “Transmission oils are for life”. Y para ratificarlo, es posible ver que la mayoría de las cajas modernas ni siquiera tienen tapón de vaciado.

Hay varias razones: La mejora de los aceites y la estabilidad de sus propiedades es una, y clave. Otra es que están hechos para el trabajo exacto de las unidades y por ende no se sobrecargan sus funciones. Otra es que los aceites pierden propiedades cuando se contaminan con elementos externos, por ejemplo, la mugre y residuos de la combustión en los motores que copan sus capacidades detergentes y de viscosidad, entre las principales. En las cajas y diferenciales no existen esos enemigos, pues los aceites trabajan en espacios cerrados que, cuando pierden esa condición, de inmediato lo manifiestan con fugas visibles del lubricante.

La única contaminación a la que están expuestos esos aceites es a la de residuos de metales por piezas que se están dañando o rotas en la unidad, caso en el cual es imperativo desarmarla para reparación y, obvio, se reinicia con nuevo lubricante. Esto quiere decir que no espere correcciones de funcionamiento de las cajas cambiando los aceites, salvo que tenga alguno totalmente inadecuado en viscosidad o especificación.

Esto rige para las cajas automáticas y, de paso, para las direcciones hidráulicas y las manuales. Es además conocida la propensión de las cajas automáticas a presentar fallas cuando se les cambia el aceite. Por alguna razón, cuando se descarga el sistema, se dan esos casos, aunque no es un parámetro universal. Pero sí lo es que mientras no molesten, no toque las cajas ni las transmisiones, y, menos, sus jarabes. Los vendedores de aceites no estarán contentos con estas líneas, pero seguramente su carro y su bolsillo, sí.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.