Carros Eléctricos en Colombia: en carga lenta

Esfuerzos de algunas marcas por comercializar este tipo de autos en el país siguen opacados por una aparente falta de interés gubernamental. Análisis.

REDACCIÓN VEHÍCULOS

04:22 p.m. 19 de junio del 2015
El Reva que trajo Juan Lozano, en su Ministerio

El Reva que trajo Juan Lozano, en su Ministerio

Daniel Otero Bravo
Redactor de EL TIEMPO


El proyecto de los vehículos eléctricos e híbridos en Colombia comienza con una gran contradicción: si bien se anuncia un interés por estimular su comercialización, el cupo limitado para la cantidad que puede entrar cada año al país, y la falta de incentivos más allá de eximirlos del pico y placa y de tener un beneficio arancelario algo limitante, demuestra lo contrario.

Este interés por introducir al mercado colombiano carros de propulsión limpia lleva vigente algunos años, desde el fallido plan de Juan Lozano (entonces Ministro de ambiente) con el Reva en 2008 hasta el sorprendente dato de los 25 BMW i3 (cada uno de 154.9 millones de pesos) vendidos a la fecha desde su presentación en el pasado Salón del automóvil (Ver Las cifras de los eléctricos).

Esto podría ser muestra de un progreso evidente, pero una mirada de fondo revela que el panorama es en realidad desalentador. Por ejemplo, en 2013 el Ministerio de Industria y Comercio expidió el decreto 2909 por medio del cual se estableció que durante tres años se permitiría la importación de 750 vehículos eléctricos y 750 híbridos anuales con una ventaja arancelaria.

En el caso de los primeros se bajó a cero el gravamen, siempre y cuando el precio FOB del vehículo y su respectivo sistema de carga fuera inferior a 52.000 dólares. Para los híbridos enchufables, con motor de combustión inferior a 3.000 cm3, el gravamen se redujo a 5 por ciento.

Nissan Leaf

Nissan Leaf

¿Dónde está el desaliento? Según datos del mismo Ministerio, de los cupos disponibles en 2014 para vehículos eléctricos apenas se utilizaron 52, dejando un saldo de 698, mientras que en el caso de los híbridos solo se ocuparon cuatro.

Una de las principales razones para esa poca ocupación radica en el elevado precio de estos autos, la falta de incentivos tributarios que puedan impulsar a una persona a comprarlos y la carencia de una infraestructura de recarga para poder ‘rodar’ con tranquilidad y sin miedo a vararse por falta de carga.

Respecto a esto último los pasos dados hasta el momento han sido mínimos: fuera de las ‘electrolineras’ para el programa piloto de taxis eléctricos, la única de acceso público que hay en la capital se encuentra en Unicentro, en la que al valor de la recarga se le debe sumar el del parqueadero, por lo cual el único punto de recarga con el que contaría el propietario de un carro eléctrico sería el que instale en su casa.

Según Codensa esto se puede realizar en edificios con la autorización de la administración para que los operarios lleven a cabo la instalación. El proceso incluye suspender el servicio por máximo dos horas para hacer las conexiones de forma segura y, según la complejidad de la ‘obra’, el costo estaría entre los 1.5 y 2.5 millones de pesos (adicional al cargador del carro).

Mitsubishi i-miev

Mitsubishi i-miev

En cuanto a los incentivos, Mario Correa, gerente de Mitsubishi, dice que “deberían ser tributarios, no solo en arancel e IVA sino en una fuerte reducción al impuesto de rodamiento que es desproporcionado”.

Esto es algo en lo que concuerdan Sergio Sánchez, director de desarrollo de programas de movilidad eléctrica de Nissan, y Daniel Galindo, gerente de Autogermana, quienes agregan que a la exención del pico y placa se deberían sumar ventajas como uso de carriles exclusivos para buses, zonas de parqueo preferenciales, estacionamientos gratuitos, entre otros beneficios.

Y claro, están los bonos que son otorgados en otros países a quienes adquieran este tipo de autos para que se puedan volver más asequibles. Sin embargo, en una economía plagada de sifones dirigidos a bolsillos privados, estos incentivos parecen una opción más bien remota y por demás peligrosa, pues podrían convertirse en un ‘desangre’ más.

Hay que ver el caso de Noruega. La exención de varios impuestos, de pago de peajes y estacionamientos públicos gratis le permitieron convertirse en el país con mayor número de matrículas de vehículos eléctricos del mundo (50.000 unidades hasta abril de este año), pero el mes pasado se anunció que estas medidas cesarían del todo para el 2020 porque “el estado estaba dejando de recibir demasiado dinero”.

Taxis eléctricos BYD e6

Taxis eléctricos BYD e6

El otro panorama de vehículos más limpios para el país tiene que ver con la flota de buses híbridos del Sistema Integrado de Transporte, pero luego de varias semanas de insistencia con el ente encargado, la Dirección de Asuntos Ambientales, Ambiental y Urbana, del Ministerio de Ambiente, para conocer los avances y resultados hasta el momento de este proyecto, no obtuvimos respuesta alguna.
Así que volvemos al principio. Si supuestamente la idea es potenciar los carros eléctricos en Colombia, ¿por qué limitar la cantidad que puede entrar cada año al país? Y además, teniendo en cuenta la baja ocupación que se experimentó el año pasado, ¿qué pasará cuando se venza el decreto que estableció esa cantidad?

En palabras de Correa, esto “es un gran problema, en la medida en que es un factor restrictivo en la estrategia de cada fabricante. Es muy difícil planificar los volúmenes sabiendo que existe esta restricción”.

Sánchez está de acuerdo en que es una contradicción, pues “por un lado queremos inundar las calles de vehículos limpios, pero es más sencillo importar y comercializar vehículos de combustión interna”.

Renault Twizy

Renault Twizy

Sin embargo, también dice que “es algo que puede ir cambiando lentamente a medida que la tecnología madure en el país y el gobierno tome ejemplo de otros países donde se le dé un impulso al uso de tecnologías que no contaminen por encima del tributo que generan estos vehículos”.

No hay duda que los autos eléctricos son una propuesta interesante para la movilidad urbana, algo evidente al tomar en cuenta los esfuerzos de las marcas que ya trabajan en ello y el hecho que gran parte de la energía producida en el país es mediante plantas hidroeléctricas, reduciendo el impacto ambiental.

Renault, BMW y BYD, han dado pasos en esta dirección siguiendo los lineamientos globales de cada marca, al tiempo que Nissan quiere seguir siendo líder mundial en la venta de este tipo de autos a través de mercados importantes en Latinoamérica.

En el caso de los híbridos, Mitsubishi no se queda atrás y para septiembre espera la llegada de la Outlander PHEV para acompañar al eléctrico iMiEV.

BMW i3

BMW i3

Las marcas están seguras de sus planes y la más reciente muestra de ello es la introducción del Renault Twizy, que a 40 millones de pesos llega como el eléctrico más barato del mercado y con el plan de darle un ‘empujón’ importante a estos autos en el país.

Solo resta ver qué tanto puede avanzar este proyecto sin que el gobierno muestre verdaderas intenciones de crear incentivos y una política abierta y realmente interesada. A lo que se debe sumar, como ya mencionamos, una adecuada infraestructura de ‘electrolineras’ o puntos de recarga públicos a lo largo de la ciudad que lo respalden y le den a los compradores un parte de tranquilidad y confianza.

Renault Kangoo Z.E.

Renault Kangoo Z.E.

La apuesta del Renault Twizy

Dejando de lado (por su precio) al BMW i3, las ventas de vehículos eléctricos que se han dado hasta el momento han sido corporativas. Las del iMiEV fueron por un contrato con Codensa, al igual que dos del LEAF; las dos restantes de este correspondieron a una constructora y a una empresa eléctrica. Las 19 unidades de la Renault Kangoo también han sido para empresas y los BYD E6 son los famosos taxis (aunque se matricularon dos unidades como particulares). Es por esto que la apuesta del Twizy resulta tan interesante, pues de los 100 modelos que esperan comercializar este año, 76 son para particulares. La idea detrás de esto, en palabras de Sofasa, es convertir “el vehículo eléctrico en una realidad en el país”.


Las cifras de los eléctricos


A pesar de todos los pasos que aún faltan por darse para que los eléctricos tomen una parte significativa del mercado, algunas marcas ya han comenzado a establecer sus cimientos. Estos son los modelos que comercializan y las unidades vendidas hasta el momento.

BYD E6 - 43 unidades (taxis)

Mitsubishi iMiEV - 35 unidades (por contrato con Codensa)

BMW i3 - 25 unidades

Renault Kangoo Z.E. - 19 unidades (para empresas)

Nissan LEAF - 4 unidades (corporativas)

Noticias recomendadas

Más noticias

Seis claves de la nueva Mazda CX-5

La versión 2018 de esta crossover mediana llegó a Colombia en cuatro variantes equipadas con motores 2.0 y 2.5 litros, desde 90,35 millones de pesos.

Imágenes de la Nueva CX-5

Así luce la crossover mediana de Mazda en su versión 2018, equipada con el sistema de control G-Vectoring.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.