Carros presidenciales: del vapor a los blindados

Los presidentes estadounidenses pasaron de usar precarios carros a vapor al actual ‘búnker con ruedas’ que heredó Trump.

Redacción Vehículos

02:17 p.m. 24 de febrero del 2017
Cadillac Presidential Limousine

Cadillac Presidential Limousine

Durante su mandato entre 1897 y 1901 William McKinley fue el primer presidente estadounidense en montar en un automóvil, tendencia seguida por Theodore Roosevelt quien lo sucedió luego de su asesinato.

El carro en cuestión era un Stanley Steamer, una carroza con motor a vapor que muy poco tiene que ver con ‘La Bestia’, la limusina utilizada por Barack Obama durante su mandato.

A lo largo de los años, los vehículos que han acompañado a los presidentes de ese país han evolucionado a la par de sus necesidades o requisitos, desde los primeros autos totalmente descubiertos hasta la saliente limusina cargada de blindajes y secretos conocidos únicamente por el presidente y sus más cercanos escoltas.

Donald Trump, por su parte, aún no ha estrenado la suya que según Cadillac (fabricante encargado de su desarrollo) se encuentra en su fase final de pruebas. Aunque es poco lo que se conoce sobre esta, ya se ha sabido que el mismo Trump parece reacio a usarla, poniendo en duda lo que sucederá al respecto.

Tomamos entonces esta oportunidad para mirar hacia atrás y recordar algunos de los vehículos que han utilizado los presidentes estadounidenses y que han marcado historia, desde el mencionado auto a vapor que usó McKinley, pasando por la Lincoln Continental en la que murió Kennedy y hasta la actual ‘Bestia’ de Obama y Trump.

Stanley Steamer 1901

Es bien sabido que los primeros años del automóvil no tuvieron una gran acogida por parte del público general, pero gracias al esfuerzo de sus creadores, que se valían de la gasolina, el vapor y hasta la electricidad para moverlos, poco a poco se fueron abriendo camino.

Tanto así, que en 1901 el entonces presidente de Estados Unidos, William McKinley fue reconocido por ser el primero en dar una vuelta en una de estas nuevas máquinas.

Sin embargo, tal hazaña fue algo más bien pasajero, pues las carrozas tiradas por caballos seguían siendo las predilectas.

Stanley Steamer 1901

.

Stanley Steamer 1901

Stanley Steamer 1901

Stanley Model M Steamer 1909

Theodore D. Roosevelt, quien sucedió a McKinley en la presidencia luego de que fuera asesinado en 1901, se convirtió en el primer presidente al que se le asignó un vehículo.

Se trataba de un Stanley Steamer de 1903, el cual fue adquirido por el Congreso de ese país, movido por un motor a vapor y que fue utilizado únicamente en ocasiones especiales y de buen clima, pues en ese momento los automóviles aún no eran tan aceptados debido a que eran, principalmente, ruidosos y poco fiables.

Fue entonces William Howard Taft, sucesor de Roosevelt, quien impulsó el uso de estas máquinas, habilitando para su uso desde 1908 un Stanley Model M Steamer ‘último modelo’ y que sería el primero de una pequeña flota de vehículos.

Para 1919, cuando terminó el periodo de Taft, el automóvil había tomado fuerza no solo en el mundo sino también en la Casa Blanca, donde ya se había destinado presupuesto para reemplazar las caballerizas por garajes y hasta contratar al primer chofer presidencial de Estados Unidos, George H. Robinson.

Stanley Steamer 1901

Stanley Model M Steamer 1909

Packard Twin-Six 1916

Prueba de que al final del mandato de William Howard Taft el automóvil ya era prácticamente un ‘viejo conocido’ en las calles del mundo, es que en 1921, cuando Warren G. Harding subió a la presidencia de Estados Unidos, se convirtió en el primer presidente en llegar en carro a la posesión.

El privilegio lo tuvo Packard, por encima incluso de Cadillac, al haber dejado atrás los V8 ofrecidos por los demás fabricantes en favor del poderoso V12 de su Twin-Six, una motorización bastante avanzada.

En ese momento, Packard era bien reconocida por contar con algunos de los autos más lujosos y caros del mercado estadounidense.

Packard Twin-Six 1916

Packard Twin-Six 1916

Cadillac V8 Town Sedan 1928

En noviembre de 1971 un periódico publicó la noticia de una subasta donde se había vendido, por 37.000 dólares de la época, este Cadillac blindado que fue propiedad de Al Capone.

Tal vez por error o mala información, dicho artículo también mencionaba que había sido usado por Franklin D. Roosevelt, iniciando lo que podría llamarse un mito urbano, pues en realidad no fue así.

Cadillac V8 Town Sedan 1928

Cadillac V8 Town Sedan 1928

Cadillac V-16 Presidential Convertible Parade Limousine 1938

Si bien es cierto que Franklin D. Roosevelt tuvo un Cadillac durante su mandato, no fue el Cadillac V8 Town Sedan 1928 de Al Capone, sino en realidad el primer vehículo diseñado especialmente para ser usado como carro presidencial.

De hecho, fueron dos unidades iguales, el ‘Queen Mary’ y el ‘Queen Elizabeth’, fabricados sobre una versión alargada de la plataforma del Cadillac V16 de la época.

Para cumplir su labor, se dice que le incorporaron un fuerte blindaje, sistemas de comunicación, compartimientos para armamento, entre otras cosas, para un peso total que superaba las 3.6 toneladas. Todo esto era movido por los 135 caballos de su motor V16 de 7 litros de cilindrada.

Fue este auto en el que Roosevelt salió de la Casa Blanca hacia el Capitolio para dar el famoso discurso de la infamia, el 8 de diciembre de 1941, en el que habló sobre el ataque el día anterior a Pearl Harbor, declaró la guerra a Japón y anunció la incursión de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial.

Cadillac V-16 Presidential Convertible Parade Limousine 1938

Cadillac V-16 Presidential Convertible Parade Limousine 1938

Lincoln Continental SS-100-X

Cuando se habla de las limusinas presidenciales estadounidenses, con seguridad muchos pensarán en esta Lincoln Continental, aquella en la que el 22 de noviembre de 1963 John F. Kennedy recorría las calles de Dallas en el que sería su último viaje en auto.

Aunque contaba con un techo de plexiglass transparante y supuestamente impenetrable, este podía ser removido fácilmente cuando se quisiera.

Luego del asesinato, esta Lincoln sufrió varios cambios, estuvo guardada unos años e incluso volvió a prestar servicio.
Actualmente hace parte de la exhibición del Museo Ford.

Lincoln Continental SS-100-X

Lincoln Continental SS-100-X

Lincoln Continental 1972

Esta limusina entró a prestar su servicio durante la presidencia de Richard Nixon, movida por un motor V8 de 7.2 litros y una caja automática de tres velocidades, y continuó en su labor durante los periodos de Gerald Ford, Jimmy Carter y Ronald Reagan.

Sirviendo a este último fue que tuvo lo que podría considerarse como su evento más conocido, pues el 30 de marzo de 1981, a las afueras del Washington Hilton Hotel, tuvo lugar el intento de homicidio a Reagan.

Aunque fue un intento fallido, hubo tres personas heridas, Reagan, Tim McCarthy (agente del Servicio Secreto), James Brady (Secretario de prensa) y el oficial de policía Thomas Delahanty.

Cadillac Presidential Limousine

Cadillac Presidential Limousine

Cadillac Presidential Limousine

Durante sus periodos presidenciales, Barack Obama disfrutó los servicios de ‘La Bestia’, como se le conoció a esta limusina. De lo que se conoce, sus puertas pesan lo mismo que las de un 757, tiene cámaras de visión nocturna, armas, tanque de combustible reforzado, oxigeno, teléfono satelital, entre otros. Su chofer tiene entrenamiento especial de la CIA.

Noticias recomendadas

Más noticias

Avance: De las llaves al control

Aunque siguen siendo comunes, las llaves para abrir el carro y prender el motor no siempre estuvieron ahí. Además, su futuro es incierto.

Agenda de actividades a motor

Citas como el circuito callejero de Bakú en Azerbaiyán, el X30 Challenge en la pista XRP, el Campeonato Distrital Casa Ibáñez y mucho más.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.