Chrysler le pide a propietarios del Dodge Challenger V6 que no manejen sus carros

El grupo estadounidense le pidió alos propietarios de este carro deportivo, fabricados entre diciembre y enero de este año, que se abstengan de conducirlos debido a un riesgo de incendio.

Redacción Motor

09:50 p.m. 18 de marzo del 2013

El Grupo Chrysler emitió una advertencia a los propietarios de unos 2.500 Dodge Challenger, en su versión de 'entrada' con motor Pentastar V6 de 3.6 litros, para que no los conduzcan debido a un potencial peligro de cortocircuito que podría originar un incendio.

Esta advertencia se hace luego de que se registraran siete conflagraciones, que no dejaron lesionados, en el mismo número de carros de esta versión que se fabricaron entre el 3 de diciembre de 2012 y el 24 de enero de 2013.

El grupo automotor se puso en contacto teléfonico y por correo eléctrónico con cada uno de los propietarios para decirles que no deben conducirlos y tampoco estacionarlos cerca de cualquier estructura hasta tanto la falla no sea corregida.

Precisamente, la falla que origina el corto circuito se debe a un componente eléctrico, que se utiliza en ese motor específico, que envió uno de sus proveedores a la fábrica de Ontario y que llegó con una configuración inadecuada que intentaron corregir en la misma planta pero el 'remedio' resultó peor pues es la reparación la que originó el potencial riesgo de fuego.

Chrysler aseguró que proporcionará un vehículo de préstamo gratuito para los afectados hasta que se hagan las respectivas reparaciones.

La 'buena noticia' dentro de este problema es que por lo menos 1.900 de los carros permanecen aún en vitrina y serán recogidos para adelantarles la corrección.

DATO
Ninguno de los Challenger con motores V-8, que tienen 5.7 y 6.4 litros, presentan este riesgo, así como tampoco los Charger ni los Chrysler 300.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.