Cinco décadas, ocho 'vidas' y millones de kilómetros para el Chevrolet Malibú

En 1964 Chevrolet lanzó al mercado su automóvil Malibú. Casi 50 años después, este sedán americano encarna su octava generación y se sincroniza para recorrer muchos más caminos. Repaso.

Redacción Motor

09:59 p.m. 07 de octubre del 2013

 Vea las imágenes del Chevrolet Malibú a través de sus ocho generaciones

El Chevrolet Malibú llegó a mediados de los 60 para completar la gama de Chevrolet. Tomó su nombre de una reconocida zona costera de Los Ángeles y comenzó su vida comercial como el tope de la gama para la plataforma intermedia de Chevrolet, sobre la que también se fabricó el Chevelle y la camioneta El Camino. Su tamaño se ubicaba entre el enorme Impala y modelos más pequeños y deportivos como el Chevy II, el Corvette o el Corvair.

El espíritu del Malibú sobrevive actualmente en su octava generación, que tiene un motor cuatro cilindros de 2,5 litros y es 65% más potente que el seis cilindros de 3,2 litros que tuvo el modelo original. Otras cifras cambiaron con el paso del tiempo: el original pesaba 1.302 kilogramos frente a los 1.539 kilogramos del actual; el modelo del 64 era de propulsión, hoy el Malibú es de tracción delantera; el Malibú actual mide 4,86 metros, mientras que el de primera generación medía 4,92 metros. En los 60 se ofrecía la caja manual de tres velocidades o la automática de dos. Hoy todos son automáticos de seis velocidades.

El Malibú 2014 tiene frenos de discos en las cuatro ruedas; el original equipaba frenos de tambor; el aire acondicionado es ahora de serie, antes era opcional.

En 1964 los cinturones de seguridad eran opcionales; actualmente incluye de serie 10 airbags y también los cinturones.

I Generación (1964-1967)
Presentado como sedán familiar premium, el primer Chevelle Malibú participó en la guerra de los ‘muscle cars’ de esa década, por lo que un tiempo después nació el Malibú SS.

Entonces el Chevelle SS llegó a ser líder entre los ‘muscle cars’ de Chevrolet en 1966 y el Malibú siguió siendo modelo premium dirigido a clientes urbanos que buscaban buen espacio interior y un motor relativamente eficiente para la época.

II Generación (1968-1972)
Basado en la plataforma intermedia de Chevrolet, con diferentes dimensiones (dos batallas de 2,84 y 2,95 metros, respectivamente) y carrocerías (sedán, familiar, coupé, descapotable).

Igual que la primera generación, cada año los modelos de la segunda generación introducían pequeños cambios estéticos distintivos para diferenciar los modelos de los diferentes años entre sí.

III Generación (1973-1977)
Se fabricó sobre una nueva estructura que mantenía las dos batallas, pero las carrocerías crecieron en 13 centímetros de largo y 2,5 centímetros de ancho.

El Malibú de esta época fue acompañado por el Chevelle Laguna, modelo inspirado en los europeos de la época, que de paso se convertiría en el más lujoso.

IV Generación (1978-1983)
En 1977 Chevrolet cortó la producción de su modelo Chevelle y en 1978, su siguiente generación de autos de tamaño medio se quedó con el nombre de Malibú. Eran 30 centímetros más cortos, unos 227 kilogramos más ligeros y se ofrecían con motores V6 y V8, e incluso con un paquete para ser usados como vehículos policiales.

V Generación (1997-2003)
La cuarta generación se produjo por cinco años, pero volvió a vivir en una quinta secuela a partir de 1997, cuando Chevrolet relanzó ese modelo. El sedán de entonces cambió un poco pasando a tracción delantera (antes siempre fue de propulsión) y se ofrecíendo motores de cuatro y seis cilindros.

VI Generación (2004-2007)
Para 2004 el Malibú fue beneficiado por la nueva arquitectura de General Motors, obteniendo más tecnología, eficiencia y prestaciones. También regresaría el Malibú SS, con un motor 3,9 litros V6 de 240 caballos de potencia y hasta llegó una variante Maxx (largo sedán cinco puertas con más espacio de carga, silla trasera desplazable y respaldos traseros reclinables).

VII Generación (2008-2012)
Este capítulo introdujo en la vida del Malibú altos niveles de refinamiento y eficiencia. También ganó el premio al auto del año en Norteamérica 2008, otorgado por el NAIAS (Salón de Detroit).

VIII Generación (2013-2014)
Llega con un nuevo diseño frontal y tecnologías para mejorar la eficiencia (ofrece start-stop), la conectividad y la comodidad de sus pasajeros, sin dejar de lado la deportividad heredada de sus antepasados. El motor es 2,0 litros turbo de 259 caballos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.