Colección: Citroën ZX Rallye, hecho para ganar

Para obtenerlo recorte el cupón que saldrá este 23 de junio en EL TIEMPO y, más $21.900, reclámelo en expendios o centros de venta de EL TIEMPO.

Redacción Vehículos

12:21 p.m. 22 de junio del 2016
Citroën ZX Rallye

Citroën ZX Rallye

En el Dakar de 1991 Citroën relevó a Peugeot, la otra marca del grupo PSA, con el modelo ZX Rallye heredero de las bondades técnicas de los Peugeot que habían dominado en el Dakar con los modelos 205 T16 y 405 T16, entre 1987 y 1990.

El ZX Rallye Raid estaba construido alrededor de un motor central transversal y su caja de cambios estaba entre el motor y los asientos de los pilotos, justo bajo el tanque de combustible. El chasís era multitubular, con una gran distancia entre ejes, que junto a las suspensiones elevadas le aportaban una silueta agresiva.

En 1991, bajo la conducción del experimentado piloto finlandés Ari Vatanen, logró la victoria en la general. Tras dos años llegando en el top cinco en 1994 repitió triunfo, al igual que en 1995 y 1996, pero de la mano de piloto francés Pierre Lartigue.

La versión del ZX Rallye Raid de 1996, objeto de esta colección, estaba equipado con un motor a gasolina de cuatro cilindros, 16 válvulas, 2.500 cm3 turbo cargado, que ofrecía un gran rendimiento al entregar 330 caballos de potencia a tan solo 4.500 rpm, con un elevado torque de 580 Nm a 3.500 rpm.

Citroën ZX Rallye

Citroën ZX Rallye

Por otra parte, la caja de cambios era de siete velocidades, con una primera corta para afrontar las grandes dificultades de los terrenos complicados como lo es la arena del desierto, y una séptima que permitía una velocidad de punta superior a los 200 km/h.

La carrocería, en kevlar y fibra de carbono, estaba inspirada en los ZX de producción, el modelo más popular de la marca en el momento, aunque con la forma coupé, y le incorporaron un alerón posterior para equilibrar el vehículo.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.