Colani Sea Ranger 1979, el anfibio motorizado que no pasó a producción

Hijo del talento creativo del alemán Luigi Colani, el Colani Sea Ranger llamó la atención del público asistente a la Feria del Hanover de 1980. Basado en el Unimog, su producción nunca salió a flote.

Redacción Motor

05:55 a.m. 06 de mayo del 2014

Conozca el anfibio Colani Sea Ranger de 1979

Este todoterreno anfibio fue diseñado por el ingenio versátil de Luigi Colani, y aunque parecer ser un despropósito, sus líneas fueron muy bien pensadas. El Colani Sea Ranger es un vehículo que se comporta sumamente bien en el barro, gracias a que su origen proviene del chasís y tren motor del Mercedes Unimog. Ese conjunto mecánico fue vestido por una hermética ‘cáscara anfibia’, de diseño particular.

Entre sus detalle más notables el Colani Sea Ranger se destaca por su interior abierto que permite una generosa visión de 360 ​​grados, gracias sus grandes ventanales en ángulo. También trae una escalera lateral que permite a los ocupantes subir a la azotea y una antena de radio de gran alcance. Como vehículo de esparcimiento que es, incluye un asiento giratorio para pescar, cuyo diseño fue inspirado en los icónicos asientos de huevo, de los años 70.

El prototipo del Colani Sea Ranger hizo su aparición mundial en el Feria de Hannover de 1980, y a pesar de llamar mucho la atención del público, no logró el suficiente interés para despertar un interés comercial de fabricación, quedando este modelo –como tantos otros– como un único ejemplar que reposa en el museo de diseño Colani.

DATOS:
El Colani Sea Ranger de 1979 fue una de las muchas ideas que nacieron del prolífico diseñador alemán Luigi Colani. En su larga carrera Colani diseñó desde vehículos hasta edificios, pasando por muebles y objetos de uso cotidiano. Su trabajo es reconocido en su Alemania natal y en California, donde trabajó para la McDonnell Douglas como diseñador de aviones en los años cincuenta. También ganó fama en Japón, Suiza y China.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.