Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Pese a los avances de la industria del automóvil en seguridad y otras exigencias, se permite importación y venta de vehículos con graves deficiencias.

Redacción Vehículos

02:08 p.m. 22 de abril del 2016
Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Los resultados de las pruebas de impacto revelados la semana pasada por Latin NCAP, en los cuales el Chevrolet Sail, uno de los automóviles más vendidos en Colombia, no pasó el examen de seguridad para sus ocupantes, vuelve a poner sobre el tapete el inmenso vacío que hay en la legislación para la importación de vehículos seguros y el grave riesgo que ronda a los compradores.

“Nosotros no vamos a seguir recibiendo en nuestro país lo que no reciben en otros países, eso debe quedar claro”. La frase fue pronunciada por el entonces ministro de Transporte German Cardona, en el año 2011, cuando hizo el anuncio de los sistemas ABS (Antilock Braking System) y doble airbag obligatorios a partir del año 2013, pero que por diversas circunstancias, entre ellas la oposición de algunos fabricantes, solo comenzará a regir a partir del 1 de enero del próximo año.

El problema no es reciente ni tampoco afecta solo a Chevrolet. El gobierno colombiano ha permitido todos estos años la importación y ensamblaje de vehículos que no cumplen con las mínimas condiciones de seguridad que se exigen en Europa y Estados Unidos.

En la actualidad se venden en Colombia autos de origen chino, indio, coreano, mexicano, y otros, que no tienen airbags ni sistema de frenos ABS, y sobre su estructura (carrocería) no se sabe si pasan o no las pruebas. 

Además, que un automóvil venga equipado con estos elementos no garantiza que sea seguro, como han sugerido algunas marcas. Ponerle airbags y ABS a una carrocería que no fue diseñada con un sistema de deformación progresiva para absorber la energía de un choque no sirve de nada para proteger a los ocupantes.

Esto ocurre porque en Colombia el gobierno no exige las pruebas que tienen que cumplir los fabricantes para poder vender sus automóviles en Europa, Japón o Estados Unidos; con una certificación de emisiones y una ficha técnica que compara un funcionario en los ministerios de Comercio, Transporte y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, es suficiente para que el carro llegue a las vitrinas. (Ver ‘Así se homologa un carro en Colombia’).

Y aunque ya se logró avanzar en elementos como los airbags y ABS (falta su reglamentación), el Ministerio hasta la fecha no ha dado luces sobre aumentar las exigencias para la importación y homologación de vehículos seguros.

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

El año pasado, una fuente del Ministerio de Transporte sostuvo que estaban trabajando en la posibilidad de adoptar normas internacionales, pero que mientras ellos sostenían que estas eran normas de seguridad, en el Ministerio de Comercio decían que eran normas técnicas.

Prueba de que hasta en el mismo gobierno hablan idiomas diferentes en aspectos vitales para la seguridad de los usuarios, cuando con la sola adhesión de Colombia al WP29, el Foro mundial para la armonización de la reglamentación sobre vehículos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) se resolvería el asunto.

El otro punto que ha jugado en contra de carros más seguros es la elaboración de unos ‘reglamentos técnicos de desempeño’ como los ya existentes (llantas, vidrios, cinturones de seguridad y frenos), que hacen más engorrosos los trámites de importación y que no aportan mayor cosa porque en el país no existen los laboratorios que puedan probar y certificar la seguridad de un vehículo, más si hay organizaciones con alta reputación que sí pueden hacerlo.

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Mientras esto pasa en Colombia, en Europa un vehículo que pase las pruebas de Euro NCAP (European New Car Assessment Programme) o Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos, es más aceptado por el público, no solo por la credibilidad de esta organización sino porque es un laboratorio independiente.

Ese mismo programa existe para los carros de Latinoamérica. La filial Latin NCAP ha probado hasta la fecha 74 vehículos en los mismos laboratorios europeos y los recientes ensayos del Chevrolet Sail se hicieron con un carro ensamblado por Colmotores en Colombia.

Las pruebas que realiza NCAP no son una exigencia para la homologación. Eso lo hacen laboratorios avalados por los gobiernos de cada país. Pero NCAP impone unos requisitos y niveles más altos, compra los carros y hace las pruebas de manera independiente. Esto no hace que sea obligatorio para las marcas, pero la opinión de esta organización tiene tanto peso para los compradores que para ellas es clave obtener las cinco estrellas.

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

Colombia sigue ‘en papeles’ en homologación

WP29, el que manda en la homologación de vehículos

El Foro Mundial para la armonización de la Reglamentación sobre Vehículos de la ONU, WP29, es la única instancia mundial relacionada con la seguridad y la contaminación ambiental, la energía y los dispositivos contra robos, y es la guía que siguen las marcas para cumplir con las exigencias de los países miembros en cuanto a fabricación y equipos de seguridad, que autorizan circular en muchos países.

Esto les evita a los países incurrir en el desarrollo de sus propias reglamentaciones. Y evita crear una infraestructura de costosos laboratorios que en el caso de Colombia no son rentables ni tienen el suficiente flujo de nuevos vehículos para justificarlos económicamente ya que son elementos de elevadísimos costos. Además, poco podría probar un laboratorio local contra autos que han superado las pruebas más exigentes del mundo.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.