Comisión Europea pidió plan de reestructuración a Peugeot para superar la crisis

El organo ejecutivo condicionó una ayuda financiera para la marca francesa de 1.200 millones de euros a cambio de que el grupo automotriz realice un completo plan de reestructuración.

Redacción Motor

11:21 p.m. 13 de febrero del 2013

La Comisión Europea pidió al Grupo PSA Peugeot-Citroën presentar un plan de reestructuración dentro de los próximos seis meses a cambio de la aprobación de una ayuda de capital para el brazo financiero de la automotriz francesa.

La comisión dijo que concedería una aprobación temporal para 1.200 millones de euros (1.600 millones de dólares) en garantías para Banque PSA Finance, después de que Francia ofreció respaldar 7.000 millones de euros de sus préstamos.

"Esperamos que Francia nos notifique de un plan de reestructuración no sólo para su brazo financiero sino para todo el grupo PSA, porque esto ayuda también al grupo completo", dijo un portavoz de la Comisión.

Francia necesita asegurar que tanto Banque PSA Finance -que provee créditos para compradores de autos Peugeot y Citroen así como financiamiento al grupo- y PSA como un todo sean viables en el largo plazo sin la ayuda estatal.

Aunque no está claro cuán profunda debería ser la reestructuración, la declaración refuerza la presión sobre la mayor automotriz de Francia, que ya decidió recortar 8.000 empleos y cerrar su mayor planta de ensamblaje.

La segunda mayor fabricante de autos reveló en octubre pasado un plan de refinanciamiento respaldado por el Gobierno para su brazo de préstamos debido al deterioro de la posición financiera de la empresa.

PSA Finance recibió la ayuda después de encontrarse con dificultades para tomar dinero prestado de otros agentes. Debido a su costosa producción doméstica y su alta exposición a los mercados del sur de Europa, Peugeot está sufriendo la crisis de la región con el alto desempleo que acarrea y las medidas de austeridad que golpean el ánimo de los consumidores.

Peugeot reafirma objetivos de recuperación
PSA Peugeot-Citroën dio a conocer una pérdida neta de 5.000 millones de euros (6.730 millones de dólares) en el 2012, incrementada por las amortizaciones de activos, y está pensando en a reducir a la mitad el consumo de efectivo este año.

La pérdida neta, que se compara con una ganancia de 588 millones de euros el año anterior, refleja amortizaciones de activos por 4.740 millones de euros, así como un colapso de las ventas europeas de los modelos Peugeot y Citroën, afirmaron líderes de la compañía.

Con información de agencias.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.