Crédito vehicular: haga bien sus cuentas

Existe en el mercado un abanico inmenso en planes de financiación para la compra de vehículo nuevo o usado. Planifique antes de asumir la obligación.

Redacción Vehículos

02:23 p.m. 29 de julio del 2016
haga bien sus cuentas

Haga bien sus cuentas

En la actualidad cerca del 85 por ciento de las compras de vehículos (nuevos o usados) se hace gracias a los diversos planes crediticios que ofrecen las entidades financieras.

Según cifras de la Superintendencia Financiera, al cierre del mes de marzo de este año la cartera de crédito para vehículos era de más de 11 mil 700 millones.

Haga bien sus cuentas

.

Así mismo, la entidad advirtió que debido a la dinámica actual de la economía con un menor crecimiento, el indicador por mora pasó del 5,31 por ciento (diciembre de 2015) al 6,07 por ciento, con tendencia al alza.

Esto significa que varios usuarios se han retrasado en sus obligaciones, lo cual ha puesto en alerta a las entidades financieras que han endurecido sus requisitos para otorgar créditos a sus clientes y elevado ligeramente las tasas de interés.

Para Orlando Forero, gerente general de Finandina, el Banco ha mantenido sus modelos de riesgo estables. “Observamos un mayor número de clientes con menos capacidad de pago, mayor nivel de endeudamiento y peores calificaciones, lo cual nos ha llevado a tener un pequeño incremento en las negaciones”.

De acuerdo con Camilo Herrera, de Raddar, “el aumento de la tasa puede haber desestimulado la solicitud de créditos [...]sin embargo, a pesar de que el Banco de la República ha subido 2,5 puntos la tasa de los intereses, el promedio de los créditos de consumo ha subido solo 1,9 puntos”.

Los planes

Si bien el mercado ofrece múltiples tasas para la financiación, no todos los compradores pueden acceder a las más bajas. El estudio de su solvencia al solicitar el crédito es el que determina quién cumple con los requisitos mínimos para acceder al interés preferencial (cada entidad tiene sus propias políticas) en la aprobación del mismo. (Ver: Estudio de crédito).

“Es importante que el usuario del sistema tenga conciencia de lo que es capaz de pagar y asumir porque una mala decisión puede causarle problemas difíciles de solucionar”, comenta Orlando Forero, gerente general de Finandina.

Haga bien sus cuentas

.

Un factor a tener en cuenta es la cuota inicial. Mientras más anticipo pueda reunir el comprador es mejor, pues de esta manera se reduce el monto a financiar, lo cual significa pagar menos intereses.

El monto a financiar se puede diferir desde 12 hasta 72 meses, pero a mayor número de cuotas más costoso va ser el préstamo a causa de los intereses. También hay que ponderar la depreciación inevitable del bien, que en promedio es del 15 por ciento por año (según la marca, modelo y origen del mismo) y sumar otros gastos adicionales. (Ver: Los gastos extra).

Hicimos una simulación de crédito basado en uno de los vehículos de mayor venta en el mercado, en su versión más equipada, cuyo costo es de 41,7 millones, y estos fueron los resultados.

Pagando una cuota inicial del 10 por ciento ($1’169.000) queda un monto a financiar de $37’521.000 pesos que, a 72 meses, con una tasa de interés del 1,03 por ciento, más el valor del seguro de vida (obligatorio) de $28.779 mensual, arroja una cuota fija cada 30 días de $770,707 pesos. Esto significa que al cabo de ese tiempo usted habrá cancelado $55’469.304 pesos por el saldo de su compra.

Haga bien sus cuentas

.

Cabe aclarar que en este caso particular la marca le regala como gancho la matrícula así como el seguro todo riesgo y el Soat por un año. Sin embargo tenga en cuenta que cada fabricante tiene sus propias políticas en cuanto a promociones y obsequios, con las cuales atraen a sus nuevos clientes en los que incluyen además bono de gasolina para la primera tanqueada, descuentos en accesorios, entre otros detalles.

Por otra parte están los planes que no requieren cuota inicial y permiten pagar las cuotas mensuales al año o más, a partir de la fecha en que la entidad financiera realiza el desembolso total del valor del vehículo al vendedor. Estos planes suelen ser promociones puntuales por un tiempo determinado y los clientes deben demostrar altos ingresos mensuales.

En estos modelos de negocio también se cancela aún más por el dinero solicitado, debido a los intereses que aplica la entidad durante el periodo de gracia (12 meses o más) cuyo costo depende de la tasa que maneje en ese momento el banco, la cual se ve también influenciada por el estudio de crédito que determina el riesgo del préstamo y debe sumar la cuota del seguro de vida.

La simulación de un crédito bajo estas características, financiando el 100 por ciento del valor del vehículo ($48’500,000 pesos) a un plazo a 72 meses, nos arroja que la cuota mensual aproximada a cancelar es de $1’024.000 cuando empiecen a correr los pagos.

Repunte en ventas de carros

.

Esto significa que al final de la obligación habrá cancelado $73’728,000 pesos. En este caso la marca no obsequia la matrícula ($1’650.000), el seguro todo riesgo ($1’800.000), ni el Soat ($315.850).

Otras de las modalidades de financiación es el Leasing. Este es un contrato en el cual una entidad financiera entrega la tenencia del bien al interesado para que lo utilice pagando un canon de arrendamiento por un plazo determinado, teniendo como opción ejercer su derecho de compra cuando se venza el contrato.

Cada banco o entidad financiera tiene la libertad de decidir qué modelos de vehículos financia mediante este sistema y está dirigido más para empresas y no para particulares pues la favorabilidad es que el alquiler es deducible de impuesto como gasto para la empresa.

Haga bien sus cuentas

.

El estudio de crédito

Este análisis de sus finanzas es el que determina si usted está en capacidad de pagar un crédito y es la principal herramienta de las entidades financieras en el cual estudian varios aspectos.

Grado de endeudamiento: permite identificar si está en capacidad de asumir la deuda, a qué plazo y si en efecto puede cumplir con el pago de las cuotas. Este se hace dividiendo el valor que corresponde a sus deudas totales (obligaciones, servicios y gastos fijos por mes) sobre el ingreso neto que recibe mensualmente.

Por ejemplo, si el ingreso mensual de una persona es de 900 mil pesos y sus gastos son de 250 mil pesos, el resultado es 0,27, es decir que el grado de endeudamiento es del 27 por ciento. Si ese porcentaje es menor, es mejor, pero si supera el 30 por ciento debe reconsiderar si adquiere la nueva obligación.

Capacidad de pago:

Es la capacidad que tiene la persona para endeudarse sin caer en la morosidad y atendiendo las necesidades de su hogar. Para establecerla se determina el ingreso mensual y se restan todos los gastos (fijos y variables) de manera que el resultado son los ingresos libres que se podrían usar para pagar las cuotas del préstamo.

Por ejemplo, si los gastos totales mensuales son de 700 mil pesos y su ingreso neto al mes es de 900 mil pesos, entonces su capacidad de pago es de 200 mil pesos mensuales.
Así mismo el estudio revisa el comportamiento crediticio (histórico) del cliente con base en los reportes que pudiera tener en las centrales de riesgo.

Con información de Asobancaria

Haga bien sus cuentas

.

TENGA EN CUENTA

Si es empleado: la entidad le solicitará una certificación laboral que indique antigüedad, salario, tipo de contrato, comprobantes de pago de los últimos tres meses y declaración de renta.

Si es independiente: se le solicita Certificado de Cámara de Comercio o RUT, dependiendo del perfil económico. También debe anexar estados financieros, extractos bancarios y declaración de renta. De acuerdo a sus ingresos se determina si requiere un codeudor.

El carro como garantía: una vez es aprobado el crédito por la entidad el vehículo se convierte en la garantía del préstamo. Por tal motivo este debe ser pignorado para garantizar el pago de la deuda y en la tarjeta de propiedad quedará estipulado como prenda hasta cuando se cancele la totalidad del crédito.

Haga las cuentas a conciencia

Tómese el tiempo necesario para escoger el préstamo que mejor se adapte a su presupuesto.

Asegúrese de preguntar la tasa de interés, el número y monto de las cuotas mensuales, y los demás cargos.

Tenga en cuenta las obligaciones mensuales que tiene en la actualidad, como educación, arriendos, servicios, impuestos, alimentación, entre otros.

Recuerde que si usted recibe bonificaciones las puede abonar al crédito en cualquier momento.

Si las cuentas no le dan, espere un tiempo, ahorre un poco más, aplace su decisión de compra o adquiera algún vehículo usado que tiene igualmente financiaciones. Recuerde que las financieras tienen muy bien calculado cuánto del porcentaje de los ingresos de una familia se pueden destinar para pagar el vehículo.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.